Macquarie muestra interés en la concesión del NAICM

El fondo de inversión ha operado en otros aeropuertos en Australia, Inglaterra e Italia.

26-07-2018 17:38 Por : Arena Pública
Macquire Group tiene su sede en Australia donde ofrece sus servicios financieros a muchos clientes corporativos e institucionales.
Macquire Group tiene su sede en Australia donde ofrece sus servicios financieros a muchos clientes corporativos e institucionales.

Energías renovables, carreteras, aeropuertos y los puertos marítimos son algunos de los intereses de Macquarie. 

Tras la ceremonia de lanzamiento de la Bolsa Institucional de Valores (BIVA), Jonathan Davis Arzac, presidente de Macquarie México expresó su interés por involucrarse en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) en caso de que la concesión que planteó Andrés Manuel López Obrador se realice. 

“En el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México nos gustaría participar en la concesión, pues Macquarie tiene mucha experiencia en el mundo en este sector, ya que hemos sido y somos dueños de muchos aeropuertos como el de Sídney en Australia, varios en Inglaterra; fuimos dueños del de Roma en Italia", dijo Davis a los reporteros. 

La compañía australiana desea poner recursos en México a través de sus tres divisiones: la Fibra que cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), su fondo de infraestructura en México y su participación en el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin). 

Su fondo de infraestructura cuenta con 4 mil 500 millones de pesos, además de que su fibra se cotizó alrededor del mundo en mil 100 millones de dólares el año pasado. 

Estos recursos los esperan invertir en proyectos de infraestructura como en el caso del agua y otros que se buscan en México.

En espera sobre el destino del NAICM, Macquarie estudiaría las condiciones de construcción para verificar si la rentabilidad del proyecto no se desvía mucho de lo que tienen en mente.

Davis Arzac destacó que a pesar de que le gusten las asociaciones público-privadas, las condiciones de orden, paz y seguridad, que buscan los inversionistas, no existen siempre en todas las entidades federativas del país.