Salud y Medio Ambiente

Los huracanes Harvey e Irma también trajeron amenazas a la salud

Además de los daños materiales y las muertes, los huracanes Harvey e Irma trajeron consigo enfermedades y bacterias que no había en las zonas que afectaron.

29-09-2017 16:30 Por : Arena Pública
Irma y Harvey removieron bacterias y desechos tóxicos que podrían atacar la salud de las personas.
Irma y Harvey removieron bacterias y desechos tóxicos que podrían atacar la salud de las personas.

En un lapso de semanas, Estados Unidos fue embestido por dos huracanes de categoría máxima.

Además de los daños por millones de dólares –casi 200 mil millones de acuerdo con los conteos oficiales- , que pueden enviar a la economía texana a una recesión, hay otro efecto de estos fenómenos naturales.

Oficiales de salud en ese país están advirtiendo de efectos a largo plazo a causa de la temporada de huracanes de este año, debido a que la precipitación y los vientos no solo causan daños inmediatos, sino que traen bacterias y otros elementos que no son característicos de la zona.

 

En Estados Unidos las afectaciones por los huracanes no sólo son materiales, también están expuestos a daños a la salud.

 

Los huracanes dejaron riesgos a la salud comunes , debido a las inundaciones, millones de litros de aguas negras han sido desbordadas en Florida, y en ambos lugares se esperan un repunte en las enfermedades causadas por mosquitos debido a los encharcamientos.

Pero también crean riesgos a la salud menos comunes, de acuerdo al Centro de Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

 

Bacterias que causan necrosis

La bacteria Vibrio vulnificus vive, normalmente, en las aguas del Golfo de México. Con los vientos y las precipitaciones intensas, así como las mareas de tormenta, que hacen que agua de una región termine en otra, esta bacteria terminó en los territorios afectados por Harvey en Texas.

Este tipo de bacteria es grave de por sí, pero las personas que viven en ese estado americano no tenían experiencia previa con ella por lo que no tienen defensas contra ella. Cuando alguien sufre las consecuencias de haber sido infectado por esta, son principalmente en la piel.

 

Te puede interesar: Hay 175 millones de dólares para hacerle frente a los huracanes de 2017, 3 de julio de 2017.

 

La V. Vunlificus es un patógeno que puede llevar a la fascitis necrotizante, en términos simples, es una bacteria que come el tejido de la piel.

“Estamos atentos aquí en Texas, porque la gente ha estado en contacto con agua del Golfo y potencialmente con la bacteria”, dijo Peter Hotez, decano de la Escuela nacional para medicna Tropical.

 

La bacteria Vibrio vulnificus puede poner en peligro a una persona si tiene contacto con una herida abierta.

 

Cuando el huracán Katrina tocó tierra en Nueva Orleans en 2005 hubo un aumento en las infecciones por Vibrio en todo el territorio sur de Estados Unidos, entre los que se encontraron cinco casos mortales, de acuerdo con la CDC.

Hay una parte positiva, las infecciones por Vibrio son raras, pero afectan sobre todo a personas con sistemas inmunes débiles.  La bacteria causa daños cuerpo de dos formas: por heridas abiertas, en cuyo caso puede ser posible que se necesite amputar la parte infectada e infectando la sangre, lo que produce septicemia.

Las personas que han tenido contacto con agua de inundación y tienen heridas abiertas son especialmente vulnerables, dijo Hotez.

 

Liberación de químicos cancerígenos

Algo insospechado ocurrió en el Golfo de Texas a causa de los huracanes.

Una serie de contaminantes, que causarán daños a la salud tanto en el largo plazo como en el corto, fueron liberados en algunas partes de esa región, gracias a las más de 50 refinerías y plantas químicas que la habitan.

“55 refinerías y plantas petroquímicas en Houston, Corpus Christi  y Beaumont emitieron, de manera colectiva 5.8 millones de libras de benceno, amonio y otros contaminantes en el aire en conexión con el Huracán Harvey”, afirmó la publicación Austin American Statesman.

Además, más de 560 mil galones de petróleo crudo, gasolina, agua salada y otros contaminantes se derramaron desde los pozos, tuberías y tanques de contención a las aguas de la costa  o de dentro de tierra, es decir los ríos, incluyendo el río Colorado.

 

Plantas de agua potable ponen alerta a los consumidores pues tuvieron contacto con aguas negras.

 

Por lo menos 19 plantas públicas que producían agua potable permanecen inoperables –estas daban abasto a más de 14 mil personas- y otras 77 plantas han emitido advertencias a los consumidores de que es mejor hervir el agua antes de consumirla, de acuerdo con la Comisión texana de Calidad Ambiental.

Lo anterior se debe a que durante las lluvias torrenciales “esas plantas fueron ciertamente inundadas con aguas negras que se desbordaron del sistema de alcantarillado”, de acuerdo con Ilan Levin, director asociado del Proyecto para la Integridad Ambiental.

En Florida, la situación con las aguas negras es igualmente preocupante.  Mientras que no tiene la cantidad de empresas petroquímicas que Texas, sí tiene muchas plantas de tratamientos de aguas.

A causa de Irma, aguas negras y otros desperdicios se desbordaron de esas plantas e inundaron zonas agriculturales e industriales.

 

Te puede interesar: Houston en estado de emergencia por inundaciones causadas por Harvey, 28 de agosto de 2017.

 

“Combinados, esos reportes de descargas de drenaje muestran que más de 28 millones de galones de aguas negras fueron liberados en 22 condados. El monto total es seguramente mucho más, ya que hay 43 reportes que están en estatus desconocido”, declararon autoridades estatales al periódico New Republic.

Todo ello produce peligros tanto para la producción de alimentos como para la salud a largo plazo, ya que esos químicos mencionados antes son cancerígenos y fueron liberados al aire. Las autoridades sanitarias de ambos estados ya trabajan para tratar de disminuir los daños.

En México las consecuencias podrían ser similares debido a los huracanes, pero siendo este un país tropical, tenemos más exposición a bacterias acuáticas. No hay reportes hasta el momento de daños a plantas petroleras producto de la temporada de lluvias 2017 en el país.

 

MÁS INFORMACIÓN: Consecuencias ambientales del Huracán Harvey, American Statesman. 2017.