¿Por qué las cebollas nos hacen llorar?

29-06-2017 16:43 Por : Arena Pública
Las moléculas sulfuradas son las responsables del llanto involuntario.
Las moléculas sulfuradas son las responsables del llanto involuntario.

Todos lloramos con las cebollas. Es un hecho que unos somos más sensibles que otros, es cierto, pero nadie queda indiferente a la hora de cocinar con este ingrediente cuando está fresco. Pero ¿por qué?

Ocurre que dentro de las células de la cebolla existen algunos compuestos que contienen azufre. Al momento de cortarla, se rompen ciertos enlaces celulares y estos compuestos de azufre tienen una reacción química que los transforma en moléculas sulfuradas que se volatilizan en el aire.

Estos compuestos sulfurados, al momento de tocar tus ojos, reaccionan químicamente con la humedad natural de dicho órgano, y generan ácido sulfúrico, lo que produce la famosa sensación de irritación. Tu cerebro decodifica esa información y, para proteger a los ojos, le indica a los conductos lacrimales que deben hacer su trabajo: producir lágrimas (más conocidas como lágrimas reflejas ya que no son producto de ninguna emoción) para limpiar aquello que te está dañando.

¿Cómo podemos solucionar esto?

En realidad, es muy sencillo y no debes gastar un sólo peso.

En primer lugar, puedes cortar la cebolla bajo agua fría, con un colador para que no pierdas nada de lo que estás cortando. De esta forma, los compuestos volátiles sulfurados que se liberan reaccionarán con el agua antes de llegar a tus ojos.

En segundo lugar, puedes congelar la cebolla durante 10 minutos antes de ir a cocinar. De esta manera, se ralentiza la reacción química que permite que los compuestos sulfurados se volatilicen gracias al frío.

Ahora que ya lo sabes, no tendrás que recurrir a consejos que incluyen lentes de buceo o a ponerte un aro de cebolla sobre la cabeza.