Gobiernos y Finanzas Públicas

Autonomía de la CNBV, vieja discusión sin solución desde hace una década

Para la Comisión los años si pasaron en balde, tanto en el sexenio de Enrique Peña como en el de Vicente Fox, se sigue discutiendo la necesidad de su autonomía sin que se haya avanzado en la solución, pues el regulador más importante de la banca comercial y de desarrollo continúa bajo el mando del gobierno federal.

31-03-2017 09:50 Por : Arena Pública
Hace 12 años Jonathan Davis, director de la CNBV, enfatizó en la necesidad de dar autonomía al ente regulador.
Hace 12 años Jonathan Davis, director de la CNBV, enfatizó en la necesidad de dar autonomía al ente regulador.

México arrastra problemas de hace más de una década que aun siguen vigentes.

Por lo menos desde hace 12 años autoridades y académicos han insistido en la necesidad de dotar de autonomía a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el organismo que regula y supervisa al sistema financiero, para generar una mayor confianza de su capacidad regulatoria.

Es decir, desligarla de la secretaría de Hacienda y Crédito Público para fortalecer al sistema financiero.

“El país requiere de instituciones supervisoras fuertes y con la capacidad de hacer cumplir las normas que rigen el funcionamiento de los intermediarios financieros [...]

 

Habrá de analizarse la conveniencia de otorgar mayor autonomía a la Comisión en el ejercicio de sus facultades.

 

Señaló Jonathan Davis Arzac, entonces presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores en un discurso pronunciado frente a banqueros, empresarios y altos funcionarios del sistema financiero reunidos en la 68 Convención Bancaria de marzo de 2005.

 

Te puede interesar: La pisada de Los Pinos (II), Samuel García, 31 de marzo de 2017.

 

En esa ocasión también hizo énfasis en la necesidad de que la Comisión tuviera mayores márgenes de maniobra frente a la secretaría de Hacienda y una clara división de funciones.

“La dinámica del sector financiero requiere una coordinación más eficaz entre las autoridades […] Una de las decisiones que se han tomado, consiste en llevar a cabo una realineación de facultades entre las autoridades,” dijo.

Para la Comisión los años si pasaron en balde, tanto en el sexenio de Enrique Peña como en el de Vicente Fox, se sigue discutiendo la necesidad de su autonomía sin que se haya avanzado en la solución, pues el regulador más importante de la banca comercial y de desarrollo continúa bajo el mando del gobierno federal.

Edificio de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Una docena de convenciones bancarias después el director general del banco más grande del país, BBVA Bancomer, habló del tema en entrevista para Arena Pública.

“El paso que nos falta dar en medidas de regulación es darle autonomía suficiente a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores porque ello fortalece al sistema financiero mexicano en esto de lo que hemos hablado mucho: de la creación de las instituciones, de tener la confianza absoluta en términos de que México, como en otras partes del mundo, haya esa independencia,” señaló Eduardo Osuna Osuna.

 

Te puede interesar: La CNBV debe ser autónoma: Eduardo Osuna, director general de BBVA Bancomer, 27 de marzo de 2017.
 

Desde aquel discurso de Jonathan Davis han pasado casi tres sexenios y un cambio de color en el partido gobernante, pero todos con un mismo denominador, la resistencia a discutir y dar solución al tema.

En el pasado México probó las ventajas de tener un regulador autónomo, así lo demostró la positiva reputación que ganó el Banco de México en 1993 al desligar sus decisiones del gobierno y encomendarlas a una Junta de Gobierno meses antes de que entrara en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

 

Oferta de crédito, otro tema rezagado

La autonomía de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores no es el único tema pendiente de resolver.

En su discurso de hace más de una década Davis hizo notar que:

 

Si bien el financiamiento al sector privado otorgado por la banca ha venido experimentando a últimas fechas un crecimiento, éste no ha sido suficiente para satisfacer su demanda.

 

El crédito que la banca privada instalada en México otorga a las empresas y las familias es uno de los que menos ha crecido en América Latina durante los últimos 55 años como proporción del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con datos del Banco Mundial.

Este tipo de crédito asciende a 54% del PIB, que representa un crecimiento de 30 puntos porcentuales de 1960 a 2015, cuando el promedio de la región es -por mucho- mayor en 75% del PIB.

La banca instalada en similares economías a la mexicana ha dejado muy atrás a sus pares. En Brasil, por ejemplo, el crédito que las instituciones financieras privadas proveen al sector privado es de 109% de su PIB y en el mismo periodo creció 78 puntos porcentuales.

Chile también es un caso para destacar, 123% del PIB representa el crédito que la banca otorga a empresas y familias; en las últimas cinco décadas esa proporción ha crecido más de 100 puntos porcentuales.

 

Altos costos del crédito rompen barreras sexenales

Ya desde el sexenio del ex Presidente Vicente Fox el director de la CNBV, Jonathan Davis, ponía el dedo en la llaga al denunciar -de manera indirecta- las altas comisiones que la banca cobra por sus servicios.

“La disminución en las comisiones que cobran por los productos y servicios que ofrecen, debe seguir considerándose como un objetivo prioritario para la banca,” dijo en 2005.

Los cinco bancos que acaparan el mercado en México tienen rentabilidades de capital mucho mayores a las que obtienen en cualquier otro país donde operen, entre otros motivos, porque la regulación permite que se habrá una brecha entre las tasas de intereses que cobran por los créditos ofertados y los rendimientos que otorgan por el ahorro de los ciudadanos.

 

Te puede interesar: Bancos globales obtienen altas rentabilidades en México a costa de los clientes, 6 de marzo de 2017.

 

La rentabilidad sobre capital promedio de los principales 14 bancos de España es de 5.6%, en México es de 13% para los 47 bancos que operan, el doble que en el país europeo.

Una parte de la respuesta a la irresolución de los problemas en el sistema financiero es la falta de voluntad política de las autoridades que tienen en sus manos la posibilidad de generar el cambio.

Mientras esa voluntad no se mueva, en las conversaciones de las altas esferas y en la prensa se seguirán reciclando los mismos temas irresueltos desde hace décadas.

 

MÁS INFORMACIÓN: Discurso de Jonathan Davis Arzac, ex presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, 68 Convención Bancaria, marzo de 2005.