Economía y Sistema Financiero

Peso ya alcanzó depreciación de 68% en dos años y vuelve a batir su mínimo histórico

La principal razón de la debacle del peso tiene nombre y apellido: Donald Trump, aunque no es la única causa ni ha sido la misma desde 2014.

18-01-2017 19:10 Por : Arena Pública
Las políticas de Trump afectarán el flujo de dólares que entran al país, en consecuencia podría incrementarse el déficit de la balanza comercial.
Las políticas de Trump afectarán el flujo de dólares que entran al país, en consecuencia podría incrementarse el déficit de la balanza comercial.

El tipo de cambio no ha cesado de batir sus propios record, pero a la baja.

La moneda nacional alcanzó los 21.9 pesos por dólar en el mercado de mayoreo y se vendió hasta en 22.2 pesos por dólar en ventanilla el 18 de enero, un nuevo mínimo histórico desde que el Banco de México tiene registro hace 27 años.

La trayectoria descendente de la moneda nacional se enfatizó a mediados de 2014 cuando se cotizaba en 13 pesos por dólar, dos años y medio después la depreciación ha sido de 68% o casi 9 pesos.

 

¿Por qué se ha depreciado tanto el peso frente al dólar?

La principal razón de la debacle tiene nombre y apellido: Donald Trump, aunque no es la única causa ni ha sido la misma desde 2014.

El Presidente electo de Estados Unidos ha comenzado a cumplir una serie de promesas de campaña que realizó a la clase obrera y que impactan negativamente a la economía mexicana al restringir el ingreso de dólares.

Trump prometió que las fábricas que trasladaron su producción a México regresarían a Estados Unidos para devolver el empleo a los norteamericanos. Aun sin haber tomado posesión del cargo dos empresas ya se alinearon a su proyecto.

Ford Motor Company retractó sus planes de construir una planta en San Luis Potosí, México con una inversión de 1,600 millones de dólares y General Motors trasladará a Michigan, Estados Unidos una línea de producción de ejes para las camionetas pick up que restará 100 empleos al país.

Las gigantes automotrices tuvieron un aliciente poderoso, Trump los amenazó con imponer una tarifa de importación de 35% sobre el costo de los bienes que produzcan en México y luego exporten hacia Estados Unidos.

La otra promesa de Trump fue imponer un impuesto a las remesas de la cual todavía no se conocen suficientes detalles.

Ambas medias afectarían el flujo de dólares que entra al país y en consecuencia podrían aumentar el déficit de la balanza comercial que tan sólo a noviembre de 2016 sumó 13,163 millones de pesos.

Pero no toda la depreciación del peso se debe a Donald Trump.

El peso comenzó a ceder su valor frente al dólar cuando los precios internacionales del petróleo crudo comenzaron a derrumbarse durante la segunda mitad de 2014, lo que provocó un déficit de la balanza comercial porque disminuyeron los ingresos por la exportación del hidrocarburo.

En 2015, además de que el precio de la mezcla mexicana continuó en un mínimo de 43 dólares por barril según el promedio anual, las exportaciones manufactureras comenzaron a estancarse porque la actividad industrial de Estados Unidos perdió dinamismo y México tiene una gran dependencia con su vecino del norte. El 80% de las exportaciones del país se dirigen hacia allá.

Ambas situaciones provocaron una escases de dólares que incrementó más su valor frente al peso mexicano.

Al débil precio del petróleo y el freno de las exportaciones manufactureras se sumó otro factor determinante, el nerviosismo del mercado por la debilidad de las finanzas públicas mexicanas que terminó de noquear al peso.

Desde 2014 ese nerviosismo comenzó a manifestarse por el paulatino crecimiento de la deuda pública en su sentido más amplio y se manifestó con mayor fuerza durante el segundo semestre de 2016, cuando las calificadoras de riesgo cambiaron a negativa la perspectiva de riesgo de la capacidad de pago del país.

Actualmente la deuda ampliada rebasa el 50% del Producto Interno Bruto y tiene bajo amenaza a la calificación crediticia del país.

 

¿Y si el dólar sigue subiendo?

Para contener el alza de precios que ha generado la histórica depreciación del peso frente al dólar la Junta de Gobierno del Banco de México incrementó cinco veces la tasa de interés de referencia el año pasado, desde 3.25% a 5.75%.

Pero el incremento de la tasa no ha sido suficiente para contener la depreciación, de acuerdo con el economista José Miguel Moreno, por tanto el gobernador Agustín Carstens tendrá que anunciar nuevos aumentos en 2017 o vender más dólares de la reserva.

El bolsillo de los ciudadanos ha sido y será el más afectado por la depreciación de la moneda nacional y el alza de la tasa de interés de referencia.

La depreciación del peso impacta al alza a los precios de los bienes y servicios, mientras que el incremento de la tasa de interés de referencia encarece el costo de los créditos para el consumo y la inversión empresarial.

Todo ello significa un golpe al crecimiento económico del país que de por sí ha sufrido ajustes a la baja en los dos últimos meses, situando el pronóstico en 1.7% para 2017 según la última encuesta realizada por Citibanamex a analistas de mercado.

A dos días de la toma de protesta de la Casa Blanca los mercados se encuentran ansiosos por la postura de Trump sobre trascendentales asuntos para México como la política migratoria y el Tratado de Libre Comercio.

Lo dicho por el neoyorquino podría intensificar la depreciación del peso o calmar los nervios de punta que hoy reflejan los mercados en la depreciación de la moneda nacional.

El próximo Presidente de Estados Unidos ha generado incertidumbre porque a diferencia de otros mandatarios al frente del principal socio comercial del país, ha roto las reglas establecidas.

 

OPINIÓN: Crisis cambiaria, la ruta de la debacle del peso, José Miguel Moreno, 13 de enero de 2017.

OPINIÓN: Tipo de cambio: ¿Trump o Economía Mexicana?, Fausto Hernández, 05 de diciembre de 2016.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Cómo afecta la devaluación del peso? Alza de precios, tasas de interés y recorte a programas sociales, 3 de septiembre de 2016.