Economía y Sistema Financiero

Pronosticar la economía es como jugar ¡Atínale al Precio!

La arena de los pronósticos de crecimiento para 2016 se ha deslizado desde 3.1% hasta 1.8%, una diferencia de 1.3 puntos en la que van implícitos miles de millones de pesos.

23-09-2016 10:07 Por : Arena Pública
Por lo menos desde 2014 los analistas de bancos y organismos internacionales han cambiado su pronóstico de crecimiento, cuando menos, tres veces en el año.
Por lo menos desde 2014 los analistas de bancos y organismos internacionales han cambiado su pronóstico de crecimiento, cuando menos, tres veces en el año.

A un concurso de atínale al precio, más o menos a eso se parecen los pronósticos de crecimiento económico en México.

Pero donde nadie le atina, ni los brazos de análisis de los bancos más grandes del país, ni los organismos internacionales, mucho menos la secretaria de Hacienda, quien de entre todos, siempre ofrece los pronósticos más alegres.

El crecimiento económico es el indicador más importante de un país, puesto que mide la evolución de la producción de bienes y servicios durante un año, en comparación con el año anterior, el llamado Producto Interno Bruto (PIB). Aunque los cambiantes pronósticos en un mismo año lo hagan parecen cosa poco seria.

Por lo menos desde 2014 los analistas de bancos y organismos internacionales han cambiado su pronóstico de crecimiento, cuando menos, tres veces en el año.

El año pasado el PIB de México creció tan sólo 2.4%, pero los pronósticos comenzaron con todo, eufóricos, los especialistas en economía del sector privado, es decir, los 36 grupos de análisis de bancos y otras instituciones financieras consultados por el Banco de México pronosticaron que el país crecería 3.5% antes de que arrancara el año.

Tal pronóstico difirió en poco más de un punto porcentual de la realidad. A diferencia de otros indicadores económicos -donde el redondeo no tiene gran impacto en el resultado- en los indicadores de crecimiento cada décima cuenta mucho porque se traduce en miles de millones de pesos.

Las expectativas de los especialistas consultados por el banco central siguieron fluctuando en 2015, de 3.5% pasaron a 2.8% luego de concluir el primer trimestre, descendieron hasta 2.3% al terminarse el tercer trimestre y para el último mes del año, por fin la buena, el pronóstico fue de 2.4%.

Los pronósticos de crecimiento generan expectativas para los inversionistas, también son herramientas de planeación, pero construir sobre los pronósticos del país es como hacerlo sobre arena movediza.

La arena de los pronósticos de crecimiento para 2016 se ha deslizado desde 3.1% hasta 1.8%, una diferencia de 1.3 puntos en la que van implícitos miles de millones de pesos.

El concurso para atinar el crecimiento de 2016 comenzó en diciembre del año anterior, los más entusiastas como Banamex y JP Morgan alzaron la mano para pronosticar un 2.8%, pero quien se coronó con el pronóstico más alegre fue la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con 3.1%, seguido de Santander con 3%.

Nueve meses después la alegría se desvaneció. En septiembre Banamex fue el entusiasta que más disminuyó su pronóstico desde diciembre de 2015, al pasar de 2.8% a 2.1%. El resto de los entusiastas se moderó, JP Morgan, Santander y la OCDE disminuyeron sus pronósticos entre 2.4% y 2.6%, pero sus expectativas siguen siendo las más altas.

Pero quienes habían sido conservadores en su pronóstico de diciembre de 2015 endurecieron sus expectativas en septiembre de 2016. Barclays pasó de 2.5% hasta 1.9% y Bancomer desplomó su expectativa desde 2.5% hasta 1.8%, el más bajo de entre las 22 instituciones financieras consultadas en la Encuesta Banamex de Expectativas.

 

A FONDO: Encuesta Banamex de Expectativas, septiembre 2016.

A FONDO: Encuesta Banamex de Expectativas, diciembre 2015.

MÁS INFORMACIÓN: Presupuesto 2017 con la misma receta: más gastos y menos ingresos, Arena Pública, 08 de septiembre de 2016.

MÁS INFORMACIÓN: La economía global es el principal obstáculo para el crecimiento: analistas, Arena Pública, 07 de julio de 2016.