Salud y Medio Ambiente

La cáscara de arroz podría convertirse en un nuevo sustituto de hueso

La Universidad Nacional Autónoma de México desarrolla un sustituto para implantes óseos con los restos del cereal.

31-05-2016 21:11 Por : Arena Pública
El material mejora el costo-beneficio al provenir de un desecho agroindustrial.
El material mejora el costo-beneficio al provenir de un desecho agroindustrial.

Investigadores del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico (CCADET) de la UNAM, se encuentran desarrollando un posible sustituto de hueso a partir de la cáscara de arroz.

Actualmente, son implantados diversos materiales como metales, polímeros y cerámicas; sin embargo, al ser artificiales, no propician una reestructuración completa del hueso.

Por esta razón, la investigadora Miriam Marín Miranda, doctorante en el CCADET, señaló que este nuevo suplente se trata de un biovidrio que favorece el trabajo de las células, permitiendo una reestructuración ósea. 

La experta menciona que es importante que se proporcione un soporte estructural para favorecer la integración biológica; es decir, que el material se absorba conforme las células reconstruyen el hueso. 

Asimismo, señala que debe ser accesible y de fácil uso para el médico. La cáscara de arroz, al provenir de un desecho agroindustrial, mejora la relación costo-beneficio. 

La propuesta del CCADET es utilizar el método sol-gel combinado con el glicerol para generar una mezcla homogénea. 

Cabe señalar que en la actualidad existen dos tipos de síntesis para el proceso del biovidrio. El primero es fusión, el cual requiere de una gran cantidad de energía (temperaturas de 500 grados durante 12 horas), y el segundo, el sol-gel que necesita menos recursos y es fácilmente moldeable.

A esto se añade que la cáscara de arroz posee una gran cantidad de silicio y compuestos como calcio, sodio y pentóxido de fósforo (compuestos dentro de la composición de los biovidrios).

Por esto la opción de cáscaras de arroz resulta viable para trabajar, pues no solo se obtiene la materia prima de una forma sencilla, sino que se obtiene a una menor temperatura, optimizando los recursos de fabricación.

 

La importancia del biovidrio 

Los biovidrios se encuentran en ventaja sobre los materiales sintéticos que se utilizan comúnmente en reconstrucción, pues frente a los implantes cerámicos, estos pueden incorporar otros iones que fomentan el crecimiento de los huesos.

Felipe Orgaz, científico del Instituto de Cerámica y Vidrio, explica que es importante considerar la biodegradación para fomentar el crecimiento de un hueso dañado al mismo tiempo que mantiene la consistencia mecánica.

El factor que desata este proceso se encuentra en la incorporación de químicos radicales que crean un entorno biológico más favorable para el desarrollo celular. El elemento primordial para la generación del biovidrio es una capa mineral denominada “apatita" pues es el enlace con el hueso, permitiendo una regeneración ósea.

 

MÁS INFORMACIÓN: Boletín de la Dirección General de Comunicación Social -UNAM