EU crecerá menos y le pegará a México, prevé el FMI

La economía de EU crecerá 2.6% en 2016 y 2017 por lo que México solo crecerá 2.6% y 2.9% este y el próximo año. El FMI prevé una reducción de 0.2 puntos en el crecimiento de ambas economías, respecto a su último informe

19-01-2016 11:43 Por : Arena Pública
Maurice Obstfeld anunció en Londres que el FMI revisó a la baja las proyecciones para la economía global. En 2016 crecerá 3.4% y 3.6% en 2017, 0.2 puntos menos en relación a octubre pasado
Maurice Obstfeld anunció en Londres que el FMI revisó a la baja las proyecciones para la economía global. En 2016 crecerá 3.4% y 3.6% en 2017, 0.2 puntos menos en relación a octubre pasado

La dependencia de la economía mexicana hacia el sector industrial estadounidense, jugará en contra este año.

La economía mexicana crecerá 2.6 por ciento en este año y 2.9 por ciento en 2017, por lo que los efectos benéficos de las reformas quedarán pospuestos en este sexenio, según las nuevas previsiones que ha dado a conocer el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La fuerte reducción de dos décimas de punto porcentual en el crecimiento esperado para México hacia los próximos dos años, tiene relación con un menor optimismo sobre la fortaleza de la economía estadounidense. Para el FMI, EU crecerá 2.6 por ciento este y el próximo año, es decir, 0.2 puntos menos que lo pronosticado en sus previsiones del informe de octubre pasado.

En la presentación de los datos en Londres este martes, Maurice Obstfeld señaló que Estados Unidos mantendría un crecimiento similar al actual “en lugar de cobrar un nuevo impulso”, como se esperaba.

"El repunte de la actividad mundial será más gradual de lo previsto, especialmente en el caso de las economías de mercados emergentes y en desarrollo", señaló el director de investigaciones del FMI. “Podríamos tener un año más movido especialmente en los emergentes” dijo en tono de advertencia Obstfeld.

Con todo el FMI es ligeramente optimista con el comportamiento de la economía global hacia finales de 2016. Las previsiones son menos nefastas de lo que los mercados habrían esperado y –según Obstfeld- se espera que el crecimiento retome una ligera alza en la mayor parte de los países a finales de año.

 

Brasil, recesión más profunda

Brasil, el otro gigante de la región, está metido en serios problemas según los economistas del organismo financiero internacional. Prevé una situación mucho más difícil que la prevista y su economía caerá 3.5 por ciento en este año, para recuperarse en 2017 con un crecimiento de 0.0 por ciento.

Según el FMI la recesión brasileña es “mucho más profunda y prolongada” de lo que habían anticipado en buena medida por las complicaciones políticas derivadas de los escándalos de corrupción.

Así que los Juegos Olímpicos que se llevarán a cabo en Río de Janeiro este verano, se darán en medio de una profunda recesión en la economía amazónica con una inflación creciente y un malestar social que se espera se exprese, nuevamente, en las calles.

Con las menores previsiones de crecimiento para Brasil y México –las dos mayores economías de la región- América Latina y el Caribe en su conjunto se contraerá 0.3 por ciento en este año y solo crecerá 1.6 por ciento el próximo; aunque estos datos están muy sesgados por las dos economías.

 

Economía global mejorará en 2017

En términos globales el FMI revisó a la baja sus proyecciones para los próximos dos años. En 2016 crecerá 3.4 por ciento y 3.6 por ciento en 2017, una reducción de 0.2 puntos en relación a las previsiones del informe de octubre pasado.

El comportamiento esperado para China, Brasil y Estados Unidos explican en buena medida esta corrección bajista.

Para este y el próximo año el FMI espera que China siga frenándose con un crecimiento de 6.3 por ciento en 2016, sin cambios respecto de lo proyectado en octubre, y 6.0% para 2017. De cumplirse estos pronósticos China habrá pasado de 7.3 por ciento en 2014 a 6.0 por ciento en 2017, con fuertes convulsiones para la demanda en los mercados de las materias primas, principalmente en los países emergentes.

El pronóstico para la economía de Rusia es bastante malo. El FMI prevé una contracción de 1.0 por ciento para ese año, esto es 0.4 puntos menos de crecimiento que la proyección de octubre. Mientras que para 2017 Rusiá deberá crecer 1.0 por ciento, según los economistas del FMI.

 

Transiciones clave

Para el Fondo, las perspectivas mundiales siguen determinadas por tres factores críticos:

Primero, por "la desaceleración y el reequilibramiento gradual de la actividad económica de China, que se está alejando de la inversión y la manufactura, para orientarse hacia el consumo y los servicios". Esta transición hace que el FMI sea más pesimista que Pekín cuyo objetivo es crecer al 7 por ciento.

El segundo factor de transición es "el descenso de los precios de la energía y de otras materias primas" que continuará.

Y el tercer factor es "el endurecimiento de la política monetaria de Estados Unidos" que inició en diciembre pasado con el alza de su tasa de interés.

El FMI tiene dudas razonables sobre el manejo de estos tres factores de transición. "Si estos retos fundamentales no se manejan adecuadamente, el crecimiento mundial podría descarrilar", advirtió.

En el escenario de crecimiento futuro del FMI son claves los resultados de las economías de Brasil y Rusia que están atravesando fuertes recesiones.

En 2015 las economías emergentes crecieron al 4 por ciento, su menor nivel desde la crisis financiera de 2008 y para este año el FMI prevé que lo hagan a 4.3%, incluyendo a China.

 

MÁS INFORMACIÓN: Actualización de perspectivas de la economía mundial. Boletín del FMI; 19 enero 2016