Gobiernos y Finanzas Públicas

Abren proceso de destitución contra Dilma Rousseff

Presidente de la Cámara de Diputados en Brasil aceptó solicitud de juicio político contra la mandataria

03-12-2015 13:37 Por : Arena Pública
"Recibí con indignación la decisión del presidente de la Cámara de Diputados contra un mandato democráticamente conferido por el pueblo brasileño", refirió al respecto Dilma Rousseff.

El deterioro político y económico en Brasil no se detiene. Ahora se busca la destitución de la presidenta Dilma Rousseff.

Ayer el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, aceptó la solicitud de juicio político contra la presidenta de la mayor economía de América Latina y con ello abre una gran interrogante sobre el futuro del gigante del sur.

La presidenta es acusada de “crímenes de responsabilidad” por realizar maniobras fiscales irregulares para ajustar las cuentas del gobierno y un decreto crediticio no autorizado por 2.5 mil millones de reales brasileños, de acuerdo a lo publicado por el diario brasileño O Dia Brasil (El día de Brasil).

Esta es la petición de destitución número 28. El legislador Cuhna dijo que no encontró motivos para desestimarla y que obedece a una “razón técnica”.

El peso del presidente de los parlamentarios radica en que, constitucionalmente, éste es quien acepta o rechaza las peticiones de juicio político contra funcionarios del poder Ejecutivo, mismas que pueden ser emitidas por cualquier ciudadano. Cuhna ha decidido admitir dicha demanda.

"Rechacé todas las peticiones que se referían a hechos ocurridos en el mandato anterior para respetar la Constitución, pero tengo que aceptar esta solicitud porque su argumentación es correcta, no tiene errores formales y acusa a la mandataria de crímenes de responsabilidad ocurridos este año", declaró.

Asimismo, señaló que esta decisión no tiene ninguna motivación política.

Los “crímenes de responsabilidad”, según estipula la Constitución de Brasil, pueden ser aquellos que “atañen al manejo irregular en las finanzas públicas”, y razón por la que se puede emitir un juicio político, “una vez que se comprueben”, en este caso contra el o la jefa de Estado.

Rousseff señaló y calificó de “inconsistentes” dichas acusaciones.

"Recibí con indignación la decisión del presidente de la Cámara de Diputados contra un mandato democráticamente conferido por el pueblo brasileño", añadió.

Ante estos hechos, en 48 horas podría crearse un comité especial integrado por 66 miembros que albergue a todos los partidos políticos en Brasilia, quienes estudiarán la petición y darán un veredicto luego de cinco sesiones.

Además de este paso, deberán contar con la aprobación de 342 de los 513 diputados en el Congreso local, y por último, el Senado será quien determine la salida de Rousseff, una vez que dos tercios de los 81 senadores así lo considere.

Dilma Rousseff tendrá derecho a diez sesiones para presentar su defensa.

De ser destituida, el vicepresidente en Brasil, Michel Temer, tomaría posesión del poder ejecutivo.

Proceso contra Eduardo Cuhna

Otro hecho se suma a la crisis política que atraviesa Brasilia.

Cabe señalar que, este proceso se da en medio de otro juicio emprendido contra el propio presidente de la Cámara de Diputados.

Eduardo Cuhna ha sido recientemente acusado de mantener cuentas en el extranjero, específicamente en Suiza, las cuales presuntamente han sido alimentadas por dinero producto de sobornos recibidos en la empresa petrolera local, Petrobras.

Esto no es nuevo, ya que diversos funcionarios han sido acusados corrupción, por aceptar “mordidas” por parte de empresas constructoras para ser favorecidas en los contratos de la petrolera, recientemente el líder del Partido de los Trabajadores y senador fue detenido el pasado 24 de noviembre por obstruir investigaciones de cohecho en la compañía.

El Comité de Ética del Congreso brasileño ha comenzado un procedimiento para destituir del cargo a Cuhna.

Y justamente, ayer miembros de este comité votaron en su contra, por lo que horas después el líder de los diputados en el Congreso, anunció que atendería la petición de un juicio de destitución contra Rousseff.

La mandataria enfatizó al respecto “(Yo) no tengo cuentas en el exterior, no he cometido ningún acto ilícito, y no existe ninguna sospecha de desvío de fondos públicos", en otra de las declaraciones en torno a este anuncio.

El juicio contra Cuhna, dadas las circunstancias, se ha aplazado hasta el próximo martes.

Además, miembros del partido de Rousseff, el Partido de los Trabajadores, han dicho que buscarán impedir el juicio de destitución y acudirán a la Corte Suprema para que se impida el procedimiento, comentó el diputado de dicho partido, Paulo Pimenta, a la agencia de noticias AFP.

Tormenta económica

La tormenta brasileña no ha termina ahí, por ahora el Banco Central de Brasil contener la inflación situada en una tasa de 10% anual, la más alta en 12 años, por lo que no descarta elevar la tasa de interés local.

Mientras que el Producto Interno Bruto sigue descendiendo. El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística dio a conocer recientemente que al tercer trimestre la economía cayó 4.5% en relación a lo obtenido en el mismo periodo de 2014, y de forma trimestral bajo 1.7% respecto al lapso previo.

Y el día de hoy, la producción industrial de octubre registró una contracción anual de 11.2%, el peor resultado en seis años, dando lugar así a la peor recesión para los brasileños en 80 años, según han señalado diversos analistas.

 

A FONDO: Consulta "Congreso abrirá el proceso a Rousseff, publicada el 3 de diciembre por El País Uruguay.
A FONDO: Consulta "Abandonado por PT, Cunha acepta destitución de Dilma Rousseff", publicada el 3 de diciembre por Odia Brasil.