Salud y Medio Ambiente

Embutidos, el peor enemigo en la mesa de los mexicanos: OMS los asocia con cáncer

En conjunto con la Agencia para la Investigación del Cáncer se hizo oficial el anuncio. Años de estudios recopilados señalan que el consumo de carne roja y procesada podrían traer serias consecuencias irreversibles a su sistema digestivo

27-10-2015 09:25 Por : Arena Pública
Los resultados de los estudios presentados por la OMS, advierten que de 984 elementos analizados se encontró que en las carnes frías había una alta presencia de químicos producto de su procesamiento
Los resultados de los estudios presentados por la OMS, advierten que de 984 elementos analizados se encontró que en las carnes frías había una alta presencia de químicos producto de su procesamiento

Tal vez después de leer este informe, no mire de la misma forma la apetitosa salchicha frankfurt de su hotdog como solía hacerlo. 

La carne de este tipo, clasificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “procesada”, fue catalogada como carcinógena para los humanos, según la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), que también la calificaron como la principal causante de cáncer colorrectal.

Tan sólo un extra de 50 gramos diarios de carne procesada aumentaría el riesgo del mismo en un 18%.

Con la evidencia y observación en humanos tras años de estudio, quedaron expuestos los jamones, tocinos, salchichas, salamis y demás embutidos, que tanto se apetecen y son parte de la dieta diaria mexicana.

En México en el periodo enero-agosto se han producido 581 mil toneladas de carnes frías, 3.7% superior a lo fabricado en el mismo lapso del año pasado, y cuando menos desde los últimos tres años, el crecimiento de la producción de estos cárnicos ha sido progresivo, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). 

La Organización Mundial de la Salud publicó estas conclusiones después de exhaustivas investigaciones realizadas por un panel de científicos expertos. Fueron veintidós especialistas de diez países, convocados por el programa de Monografías de la misma IARC, quienes también evidenciaron que comer carne roja principalmente causa cáncer colorrectal, cáncer de páncreas y de próstata.

Durante una semana se dieron cita en Lyon, Francia, para dar esta noticia que podría cambiar la forma del consumo de carne en el mundo.

Especialistas de cuatro continentes fueron vetados por posibles conflictos de intereses. Las pruebas de dichos científicos están basadas en años de estudios epidemiológicos, con experimentos en animales, y otras fuentes.

Mayor riesgo con los embutidos

Según la clasificación de la OMS toda la carne procesada, que haya sido ahumada, curada, con preservantes o sal; se posiciona en la primera de las cinco categorías en el conjunto de posibles agentes cancerígenos, junto al tabaco y el asbesto. 

Debido a los agentes químicos que éstas contienen para su procesamiento, aumentan la probabilidad de contraer dicha enfermedad degenerativa.

El consumo de carne procesada ya había sido vinculado anteriormente con los distintos tipos de cáncer mencionados.

En 2012 el Instituto Karolinska, en Estocolmo, revisó los resultados de 11 ensayos en los que habían participado cerca de 7 mil pacientes.

Dichos resultados publicados en el British Journal of Cancer (Revista Británica de Cáncer) coinciden con los arrojados por la OMS, en lo que una salchicha al día aumentaba en un 19% la posibilidad de contraer cáncer de páncreas.

Seguir la ruta de la carne llevó tiempo

Y para aquellos que son amantes de los jugosos filetes de carne también hay malas noticias; y es que los estudios que asocian la carne roja con el cáncer, se vienen realizando desde 1970.

Debido a productos químicos presentes, al igual en la carne que pueden estar vinculados con el cáncer, la IARC evaluó 984 agentes para llegar a éstas conclusiones, tanto en carnes rojas como en las procesadas.

Los resultados arrojaron que la carne procesada es más peligrosa por presentar más químicos que la carne roja o muscular de mamíferos (entiéndase como la de res, ternera, cerdo, cordero, caballo o cabra).

Sin embargo, aún está dependencia de la OMS no ha logrado identificar en qué cantidades el comer filetes podría llevarlo a cruzar la zona de peligro, y pese a sus consideraciones por los hallazgos científicos la Organización Mundial de la Salud no considera que estos sean la última palabra.

Reacciones a nivel mundial ante la noticia

Las reacciones a nivel mundial no se hicieron esperar; como el Consejo Canadiense de la Carne, quien rechazó los hallazgos indicándolos de simplistas; mientras que el grupo comercial Meat Institute dijo que el informe de la IARC desafía el sentido común.

En el Reino Unido La organización británica Panel de Asesoría sobre el consumo de Carne, señaló que algunos estudios muestran que las tasas de incidencia de cáncer entre vegetarianos y consumidores de cáncer son similares, publicado por la BBC.

Y en México el Consejo Mexicano de la Carne sostuvo que "no hay evidencia científica suficiente" que asocie a las carnes rojas y procesadas con el cáncer. 

Finalmente, en el caso de las carnes rojas, estas fueron clasificadas cómo "sustancias probablemente cancerígenas" ubicadas como en una segunda categoría puesto que, la evidencia de su vínculo con la enfermedad todavía es limitada, tal como lo indica la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer.

De una u otra manera la noticia de la OMS es una bomba para la industria de la carne y, particularmente, para la millonaria industria de las carnes frías o embutidos cuyo creciente consumo en los últimos años, podría ser fuertemente impactadas por los temores de los consumidores a contraer cáncer.

A fondo: Monografías de la IARC evalúan el consumo de la carne roja y de la carne procesada

Cómo comer carne roja podría producir cáncer, de Blomberg