Economía y Sistema Financiero

El TPP, una ‘guerra’ económica para la que México no tiene alas para volar: Bettinger

Si es tan bueno el Acuerdo TransPacífico, TPP, por qué no se ha dado a conocer, reclama el experto Herman Bettinger en entrevista. Las afectaciones fiscales las tendríamos en una menor recaudación tributaria al eliminar los aranceles, puntualiza.

12-10-2015 14:54 Por : Arena Pública
"“Recordemos que Estados Unidos lo impulsa (el TPP) para golpear a los chinos. Pero China es tan hábil que se esconderá detrás de otros acatores de la zona", dijo Bettinger.

“Si es tan bueno el TPP por qué no se dio a conocer. En eso radica la principal preocupación del Acuerdo de Asociación Transpacífico”, reclama Herbert Bettinger, uno de los abogados fiscalistas más reconocidos del país, en entrevista.

El lunes pasado, en Atlanta, el gobierno estadounidense junto a 11 representantes de economías que se han añadido al Acuerdo -Japón, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam- dieron a conocer el fin de las negociaciones del llamado Acuerdo de Asociación Transpacífico, o mejor conocido como TPP, por sus siglas en inglés.

Ahora el Acuerdo tendrá que ser firmado por los gobierno de cada uno de estos 12 países que lo conforman y aprobado por sus congresos; un proceso que no parece nada fácil dado que el Acuerdo se ha manejado en la total secrecía ante la crítica de organizaciones no gubernamentales que acusan los riesgos de esta negociación particularmente para los países emergentes, como Chile, Perú o México.

 

Afectacion en aranceles y protección de la industria

Para Bettinger –quien encabeza el despacho Bettinger Asesores- el primer efecto en México lo veríamos en los aranceles, un instrumento que es una importante herramienta de nivelación entre los precios de importación y de los productos mexicanos, así como de control entre los mismos.

“El arancel también se vuelve un instrumento de recaudación y como instrumento de recaudación también es una herramienta de fiscalización”, dice el especialista quien fue designado como el mejor abogado fiscal internacional por la Escuela de Derecho de la Universidad de San Diego en 2013.

“Al dejar de cobrar por los aranceles, implicará también una falta de control hacia los productos importados que llegan a territorio nacional”.

México no es Estados Unidos en la protección de su industria local –reflexiona Bettinger. Y es que Barack Obama viene promoviendo el TPP desde que se adhirió en 2008 porque tiene ventajas en materia de protección a sus productores.

“Hay que tomar en cuenta que el TPP es una iniciativa de los Estados Unidos, quienes sí tienen muchas herramientas para proteger la producción y la industria americana, cosa que nosotros no tenemos, y no tenemos porque somos nuevos en la materia”.

“En segundo lugar, no tenemos el nivel económico para tener el aparato que mantiene Estados Unidos, que ante todo protege a su industria nacional. Nosotros al no tener (este aparato) vamos a perder la posibilidad de defender (nuestra industria) a tiempo”, advirtió el abogado.

“Estados Unidos es muy cuidadoso en lo que llaman las salvaguardas, esto quiere decir que Estados Unidos importa cuando su producción interna no le es suficiente, cosa que nosotros tampoco hacemos”.

Los productos de países como Singapur o Vietnam, exportarían a México y cuando lo hagan, ya no habrá los precios de transferencia que sí solían tener”, advierte.

Así que la conclusión de quien también es coordinador de los diplomados en impuestos en el Instituto Tecnológico Autónomo de México, es que una de las consecuencias que podría traer el TPP para México sería “una disminución en los precios e incluso la desaparición de empresas”.

¿Qué hay con el ISR?

En el Impuesto sobre la Renta (ISR) –impuesto aplicado a todas las personas físicas y morales, que sean residentes de México o bien, obtengan sus ingresos de fuentes ubicadas en el territorio nacional- “también notaremos un significativo impacto ya que no podremos configurar este ingreso, en el cual ni el BEPS (Base Erosion and Profits Shifting) nos ayudaría, ya que este mecanismo sólo aplica con las empresas multinacionales”.

Cabe señalar que el BEPS se refiere a las estrategias de planificación fiscal utilizadas por las empresas multinacionales, aprovechando las discrepancias e inconsistencias existentes entre los sistemas fiscales nacionales y así trasladar sus beneficios a países de escasa o nula tributación. Cuestión que la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) ha buscado combatir.

“Y no ayudaría porque las empresas que pudiesen entrar, de países como Singapur o Vietnam, no serían propiamente multinacionales. No tenemos un eficiente control fiscal para este tipo de operaciones que van a ser altamente activas”, advirtió Bettinger. Pero el impacto más alto lo vamos a tener en los aranceles”, reiteró el experto.

Los productos de países como Singapur o Vietnam, exportarían a México, y cuando lo hagan ya no habrá los precios de transferencia que sí solían tener.

Falta de participación

A la pregunta de si hubo algún tipo de participación de los expertos fiscales nacionales en las negociaciones del Acuerdo, Bettinger fue enfático: No.

“Ello puede ser porque los especialistas fiscales no estuvieron muy activos en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y yo sí lo estuve como académico. Yo no vi ninguna rueda entre el TPP y algunos organismos al respecto”

“No sabemos absolutamente nada del TPP”

Una de las cosas más criticadas de este acuerdo ha sido la enorme secrecía con que se ha abordado y con la que se ha acordado entre los 12 países miembros. El texto del acuerdo no se ha dado a conocer y sin embargo el gobierno mexicano se dio por satisfecho con la finalización de las negociaciones.

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, ha dicho que este texto será público hasta dentro de un mes.

“Ante eso me extraña mucho que el TPP no haya pasado por académicos, por estudiosos (…) Saben muy bien que la academia está muy interesado en eso”, añadió.
La diferencia entre el TPP y lo que ocurrió con el TLCAN, está en la discusión que hubo en éste último. En ese entonces hubo una “amplia discusión en la que participaron todos los sectores de la economía, viendo los pros y contras en caso de que se diera y cómo se diera, y sobre todo cómo se abriera”.

En cambio con el TPP “no sabemos si de un día para otros se abre para todos los productos sin importar la cuota, no sabemos absolutamente nada”, enfatizó el abogado.

“Con el TLCAN fuimos cuidadosos de que se fuera abriendo poco a poco …y que la industria mexicana en ese tiempo se fuera transformando, aunque a muchos no les dio tiempo, por ejemplo la industria textil”.

“La industria textil hubiera necesitado más tiempo, pero no hubo más tiempo porque ellos no lo pidieron, ahí fue un error de ellos de estrategia”

“Se les dio la oportunidad a todos de platicar y a nosotros de hacer las reflexiones fiscales correspondientes de cuándo vamos a hacer la importación, qué elementos de importación vamos a tener, cómo vamos a cuidar los impuestos sobre la renta, la recuperaciones de IVA, cuánto se iba a perder de aranceles; todo ello y con economías muy afines como son EU y Canadá”, dijo Herman Bettinger en entrevista.
 
Afectación a la industria textil mexicana, uno de sus efectos

La Cámara Nacional de la Industrial de la Transformación (Canacintra) ha advertido de los nocivos efectos que podría traer este macroacuerdo para la industria textil mexicana.

Uno de ellos sería perder nuestro lugar con el principal mercado de exportación que es Estados Unidos, frente a un rival como Vietnam. El país asiático ya es el segundo exportador de textiles a Estados Unidos y México es el sexto; por lo que el primero podría ganar aún más terreno considerando que ya mantienen la ventaja de llegar a Estados Unidos con productos ya confeccionados, señaló la propia Canacintra.

Bettinger es contundente en materia textil: “China podría llenar el mercado mexicano a través de un actor como Singapur”.

La entrada silenciosa de China en el TPP

China no es parte de este tratado comercial, pero mucho se ha dicho hacer acerca de las intenciones geopolíticas estadounidenses de frenar el avance económico y comercial chino en la región de Asia Pacífico.  “No podemos permitir que países como China escriban las reglas de la economía global”, fue una declaración explícita de Obama en ese sentido.

“Recordemos que Estados Unidos lo impulsa (el TPP) para golpear a los chinos. Estados Unidos considera que abriendo este mercado, los chinos se quedarán atrás. Pero China es tan hábil que se esconderá detrás de todos éstos. Entonces estamos entrando a una guerra económica para la que no tenemos alas para volar tan alto” sentenció Herbert Bettinger.