Gobiernos y Finanzas Públicas

Los rifles alemanes que pusieron en la agenda de Merkel la violación de derechos humanos en México

No es la primera vez que la empresa teutona recibe reclamos por parte de la sociedad alemana por vender armas que son utilizadas para la violación de derechos humanos. Ayotzinapa puso a la empresa armamentista en la agenda del gobierno alemán

03-08-2015 12:45 Por : Arena Pública
En 2010 H&K enfrentó cargos por venta de armas en zonas prohibidas.
En 2010 H&K enfrentó cargos por venta de armas en zonas prohibidas.

Cuatro mil fusiles de asalto G36 de la empresa armamentista Heckler & Koch le fueron retirados a cuatros estados a los cuales se les habían otorgado para labores de seguridad, de acuerdo a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).

La dependencia adquirió entre 2006 y 2009 un total de 9 mil 652 fusiles H&K G36 con un costo de 13 millones 076 mil 316 euros destinadas a labores de seguridad pública. Guerrero, Jalisco, Chihuahua y Chiapas fueron los estados a los que se les retiraron las armas.

El 17 de junio pasado la Comisión Permanente del Congreso de la Unión aprobó el punto de acuerdo en el que se exhorta al Ejecutivo federal, a la PGR y a la SEDENA a que se investigue tal situación. Por el momento, el armamento fue canjeado por otro de menor calibre aunque la marca del fabricante no se ha revelado.

Se podría pensar que si el armamento adquirido se usaría para labores de seguridad pública ¿por qué el revuelo? ¿qué hay de malo en la venta de los fusiles? La venta no es el problema, sino los lugares en los cuales se vendieron.

En mayo de este año se desató un serio problema en tierras teutonas cuando las autoridades aduanales descubrieron que dichos fusiles de asalto fueron vendidos por parte de H&K.

Lo anterior llevó al gobierno de Angela Merkel a aplicar una vigilancia más rigurosa respecto a la venta de armas, pues H&K incurrió en esto pesar de que la ley alemana le prohibía vender armamento en zonas en donde hay casos fundamentados o bajo sospecha de violaciones a los derechos humanos.

Por ley, las empresas armamentistas alemanas deben declarar el destino de sus productos. El destino se dio a conocer gracias a que el diputado alemán Hans-Christian Ströbele pidió el documento que contiene tal información, también conocido como “Libro de Armas de Guerra de Heckler & Koch”.

Esas armas fueron adquiridas por el gobierno mexicano entre 2006 y 2011, sin embargo los estados antes mencionados no figuraban como las entidades a las cuales se les pudiera vender arsenal. El gobierno alemán le permitió a H&K vender armamento a México y éste tuvo como destino lugares prohibidos y el gobierno mexicano las retiró demasiado tarde.