Salud y Medio Ambiente

Se desconoce destino de impuestos recaudados para combatir obesidad

Poco más de 28 millones de pesos se recaudaron en 2014 para este fin.

28-01-2015 11:31 Por : Arena Pública
Hoy México podría invertir 544 pesos por persona obesa para combatir el problema, de 152 pesos que recomienda la OCDE.
Hoy México podría invertir 544 pesos por persona obesa para combatir el problema, de 152 pesos que recomienda la OCDE.

No hay claridad respecto al destino que tendrán los impuestos que en 2014 se recaudaron con el fin de utilizarse para combatir la obesidad, esto son, el impuesto a bebidas azucaradas y alimentos hipercalóricos que el año pasado recaudaron 28 mil 059 millones de pesos, denunció el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

A pesar de que el gobierno mexicano ha reconocido a la obesidad como una emergencia sanitaria hoy se destinan unicamente 5.3 pesos —por cada persona obesa o con sobrepeso— para la prevención de esta condición física que es el principal factor de riesgo para contraer enfermedades de alto costo como la diabetes o la hipertensión.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha estimado que —con las instituciones y presupuesto disponible hoy—  México podría implementar un paquete muy completo de medidas para combatir el sobrepeso y la obesidad que costaría 152 pesos por persona.

Un presupuesto tres veces menor al que hoy tiene el gobierno federal vía el impuesto mencionado, que dividido entre el número de adultos que hoy tienen algun problema de obesidad y sobrepeso ascendería a 544 pesos por persona.

El reporte elaborado por el IMCO, “Kilos de más, pesos de menos: Los costos de la obesidad en México” advirtió que en México 7 de cada 10 personas mayores de 20 años tiene algún problema de obesidad o sobrepeso, esto es, 48.6 millones y una tercera parte de los niños de entre 5 a 19 años, un total de 12 millones.

De acuerdo con el reporte, debido a la alta incidencia en el país, la obesidad no debe tomarse unicamente como una responsabilidad del individuo, sino como un programa que debe ser atendido por el sector empresarial y las políticas públicas gubernamentales, pues para ambos genera altos costos.

El ausentismo laboral, por  ejemplo, tiene un costo anual de 12 mil 157 millones de pesos anuales, mientras que los servicios de salud gastan —con recursos públicos— 62 mil 854 millones de pesos sólo para atender a la mitad de la población que tiene diabetes generada por obesidad.

Sin embargo, muy pocas empresas promueven la actividad fìsica entre sus empleados y las políticas del gobierno federal aún no son claras, por ejemplo, respecto a la instalación de bebederos y la vigilancia a la calidad nutrimental de la comida ofrecida en las escuelas públicas.

La mejor política pública contra la obesidad es la prevención, pues según el reporte del IMCO un pre diabético obeso detectado a tiempo y que decide cambiar sus hábitos tiene un costo anual mayor a 3 mil pesos anuales, mientras que una persona en las mismas condiciones pero que no fue atendida y contrajo diabetes gastará casi 66 mil pesos anuales entre visitas al médico, tratamientos y medicinas.

“Lo que no hagamos hoy, nos va a costar mañana” advirtió la especialista del IMCO, Fátima Masse.

El think tank propone al gobierno federal atender el problema de la obesidad con un Sistema Nacional contra la Obesidad, además de generar mayor información al respecto, ya que los datos que existen hoy son limitados.

Una de las pocas fuentes de información disponible es la Encuesta Nacional de Salud y Prevención, pero esta se levanta sólo cada seis años y la información del 2012 aún no se libera por completo, explicó la especialista del IMCO.

La Fundación Carlos Slim realiza un diagnostico a las instituciones públicas de salud pero éste no es pública.

 

A FONDO: Consulta el reporte del IMCO sobre el costo de la obesidad en México, Kilos de más, pesos de menos.