Tecnologías y Educación

Crece 64% la fuga de cerebros del 2008 al 2013

28-01-2015 11:19

El 12% de la migración mexicana es de personas con licenciatura o posgrado.

La gente con mayor nivel de instrucción tiene menos probabilidades de ocuparse que alguien que no concluyó la primaria. Agrandar
La gente con mayor nivel de instrucción tiene menos probabilidades de ocuparse que alguien que no concluyó la primaria.

Cada vez más el país se queda sin profesionales. De acuerdo con datos actualizados sobre migración del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), del 2008 al 2013 la migración de mexicanos con un nivel de instrucción superior creció 63%.

En 2008, refiere la Institución, la migración de personas con educación profesional, con maestría o doctorado representaba el 7.3% de la migración total de mexicanos al extranjero. En 2013 su participación escaló al 11.9%.

En el espectro de la migración mexicana las personas con educación básica son la gran mayoría. Éstas representaban en 2008 el 66% para descender en el 2013 al 59.4%.

Esta reducción se debió al avance en la migración de personas de alta instrucción académica; sin embargo, también encontró origen en el aumento de la migración de personas con educación media superior (preparatoria, bachillerato, carrera técnica o normal).

Este último segmentó pasó de representar el 16.8% al 20.4%: un crecimiento del 57% en 2014.

La falta de trabajo bien remunerado y con condiciones de baja calidad laboral son un mal endémico en México. Aunque la llamada “fuga de cerebros” no es nueva para el caso mexicano, los datos del INEGI evidencian el recrudecimiento del problema.

Como informó Arena Pública en octubre pasado, en México 9 de cada 10 personas económicamente activas que no concluyeron la primaria cuentan con un empleo, mientras que 6 de cada 10 que estudiaron el bachillerato o una carrera universitaria tienen trabajo, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

De esta forma, la gente con mayor nivel de instrucción —de acuerdo con la clasificación del INEGI— tiene menos probabilidades de ocuparse que alguien que no concluyó la primaria.

Según informó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) precisamente en 2013, México es el séptimo lugar entre sus 38 países miembro en materia de fuga de cerebros.

El INEGI no aporta datos absolutos sobre la migración de cerebros mexicanos, pero de acuerdo a datos del 2011 reportados por la OCDE, de los 11.2 millones de migrantes registrados ese año aproximadamente 867 mil de ellos tenían estudios superiores.

En el primer mes de su mandato, en diciembre de 2012, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que detener la fuga de cerebros sería una prioridad para su gobierno. Para 2013, presumió que se presupuestaron 70 mil 395 millones de pesos para fondos de ciencia y tecnología: un crecimiento del 15% respecto al 2012.

Sin embargo, el impacto del recurso adicional no se vio al menos en 2013. La fuga de cerebros creció en 10% ese año respecto al anterior según los datos del INEGI.

Según informó a El Universal el director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Enrique Cabrero, en febrero de 2014, el objetivo del actual gobierno es duplicar el número de investigadores adscritos al Sistema Nacional de Investigadores (SIN), el cual ronda los 21 mil doctores.

Para estar al nivel de Estados Unidos, dijo al diario, México tendría que multiplicar por diez su plantilla de científicos.

 

A FONDO: Consulta el boletín de migración internacional del 28 de enero del 2015 por el INEGI.

MÁS INFORMACIÓN: En México más preparación es igual a mayor probabilidad de desempleo. Nota de Arena Pública del 17 de octubre del 2014.

Comentar