Economía y Sistema Financiero

Moody’s lleva a Venezuela al borde del sótano crediticio

Degradó su calificación de Caa1 a Caa3, ante la volatilidad petrolera.

13-01-2015 10:04 Por : Arena Pública
La caída libre del precio del petróleo afectan de manera profunda la capacidad de pago del gobierno de Nicolás Maduro.
La caída libre del precio del petróleo afectan de manera profunda la capacidad de pago del gobierno de Nicolás Maduro.

Moody’s degradó a la calificación crediticia de Venezuela aún más al abismo del grado especulativo.

Argumentando un incremento en el riesgo de pago del gobierno de Nicolás Maduro, derivado de la caída en la cotización del crudo a nivel mundial, Moody’s bajó dos escaños la calificación del país, de Caa1 a Caa3.

De acuerdo a la metodología de la casa calificadora, el nivel crediticio en el que se encuentra Venezuela es juzgado como especulativo, con pobres sustentos y es sujeto a un muy alto riesgo de crédito.

Venezuela está sólo a dos lugares de la calificación más baja posible asignada por Moody’s: C, y debe de escalar nueve lugares para salir del rango de bonos basura, para llegar al menos a la calificación Baa3.

Los factores clave de la acción de calificación del día de este martes, comentó Moody’s, es el incremento sustancial en el riesgo de incumplimiento de pago asociado al deterioro de las cuentas extranjeras debido a una significativa reducción en los precios del petróleo.

Las finanzas del llamado Socialismo del Siglo XXI, y su capacidad de sostener su política asistencialista, están profundamente vinculadas a la renta petrolera venezolana: el 70% de los ingresos de gobierno dependen de ella.

La administración de Nicolás Maduro ha observado con alarma cómo los precios del crudo han viajado en caída libre desde la segunda mitad de 2014, cuando el WTI alcanzó los 105 dólares el barril, hasta este martes, amaneciendo en 45.37 dólares.

Debido a esto, Moody’s espera que la cuenta corriente reporte un déficit por primera vez en 15 años, que se estima llegará a 2% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2015.

En caso de un evento de incumplimiento de pagos, los inversionistas enfrentarían pérdidas que muy probablemente excederían 50% en los instrumentos de deuda externa del país, por lo que Moody's consideró que la salida de divisas en la balanza de pagos excederá el monto de las entradas en el mediano plazo, dando lugar a una brecha importante de fondeo en la balanza de pagos.

Sabiendo esto, Venezuela ha sido uno de los más importantes promotores por un acuerdo entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) —principalmente con Arabia Saudita— para reducir su cuota productiva, y de esta forma meter freno a un mercado mundial inundado de petróleo.

La súplica se ha perdido en la guerra de precios entre la península arábiga y una renovada industria petrolera shale estadounidense.

La calificadora no dio su voto de confianza al Poder Ejecutivo venezolano. Según ésta, es poco probable que las autoridades implementen medidas contundentes, y a pesar de que pueda obtener financiamiento por la vía bilateral la brecha de fondeo externo no será cubierta en su totalidad.

Al mismo tiempo de la baja en la calificación, Moody’s estableció la perspectiva de negativa a estable. El impacto petrolero negativo para Venezuela —atajó— será prolongado.

“Aún si los precios del petróleo continuaran bajando, la pérdida esperada para tenedores de bonos es probable que sea consistente con una calificación de Caa3 y es improbable que llegue a niveles asociados con una calificación más baja”, refirió en un comunicado.

 

A FONDO: Consulta "Moody's baja la calificación de Venezuela a Caa3 de Caa1;perspectiva estable" emitido por Moody's.

MÁS INFORMACIÓN: En el largo plazo, la postura petrolera de Arabia Saudita hace sentido: Foreign Affairs. Nota de Arena Pública del 7 de enero del 2015. 

MÁS INFORMACIÓN: Precios de petróleo para junio han caído 41%. Nota de Arena Pública  del  6 de enero del 2015. 

MÁS INFORMACIÓN: OPEP no reducirá producción, apunta a presionar producción de EU. Nota de Arena Pública del 27 de noviembre del 2014.