Economía y Sistema Financiero

Ante alza de tasa en EU, peso mexicano esta blindado: analistas

Banamex, por ejemplo, espera que el tipo de cambio al 2015 cierre en 13.20 pesos por dólar.

29-10-2014 09:14 Por : Arena Pública
México tiene fortalezas que amortiguarán la vulnerabilidad del peso ante reducción de inversiones en mercados financieros.
México tiene fortalezas que amortiguarán la vulnerabilidad del peso ante reducción de inversiones en mercados financieros.

México está muy bien parado para atravesar —sin una afectación significativa— los “nubarrones” que se aproximan ante la eminente alza de tasas de interés que ejecutarán los integrantes del Sistema de la Reserva Federal (Fed, por su acrónimo en inglés) el próximo año, aseguró el subdirector de estudios económicos de Banamex, Joel Virgen.

El analista sostiene que México cuenta con una serie de fortalezas que le ayudarán a sortear con éxito el proceso de rebalanceo de portafolios —reducción o fuga de inversiones en mercados emergentes hacia Estados Unidos— que traerá consigo el comienzo de la normalización de política monetaria de ese país.

Entre estas fortalezas destacan: fundamentales macroeconómicos robustos; cifras fiscales y de deuda en niveles manejables en términos relativos en comparación con otros países emergentes; ausencia de cualquier tipo de control de capitales.

Además, implementación de medidas macroprudenciales como altas reservas internacionales, tipo de cambio flexible, manejo responsable de la política monetaria.

“Nuestro escenario para nada es catastrófico, si se tienen que presentar ajustes en los mercados locales pero creemos que México tiene la oportunidad de que estos se presenten de manera gradual y que no se presenten salidas masivas y violentas de capitales extranjeros”, aseguró Joel Virgen.

Una opinión apoyada por el subdirector de Análisis Económico del Grupo Financiero Monex, Eduardo Ávila Vargas, quien sin embargo advierte:

“Podríamos ver que el tipo de cambio se debilite pero a la vuelta de unas semanas volvería a apreciarse, todo ese lapso quedaría encapsulado como un momento de volatilidad por el reacomodo de portafolios, el riesgo es que esta salida sea mucho más drástica y sí genere una debilidad en el tipo de cambio que permanezca por bastante tiempo, aunque el escenario base es que esto sería de forma temporal y no afectaría la economía real”.

El analista de Banamex incluso descarta que el próximo año la migración de inversiones —de países emergentes hacia la Unión Americana— devalúe el peso a niveles preocupantes para la economía mexicana —por ejemplo mayores a 14 pesos por dólar— y por consecuencia desecha la posibilidad de que un peso débil pueda impactar negativamente y de manera significativa los precios.

Banamex prevé que para el 2015 el tipo de cambio cierre en 13.20 pesos por dólar, nivel inferior a la previsión del presente año de 13.50 pesos por dólar, entre otros motivos, apoyados en que la implementación de las reformas recién aprobadas ayudarán a amortiguar las fuerzas de presión sobre el peso.

“No anticipamos una depreciación (del peso), al contrario vemos un margen de apreciación durante el año que entra, pero subrayó, no esperamos esta apreciación en línea recta, creemos que puede haber periodos de volatilidad donde el peso se debilite y otros donde se aprecie, simplemente creemos que en tendencia hay un margen de revalorización”, sostuvo Joel Virgen.

En México, la tenencia total de extranjeros en el mercado de deuda gubernamental —que incluye Bonos M, udibonos, bonos IPAB y cetes, entre otros— es de alrededor de 30%.

Sin embargo solamente de Bonos M —bonos gubernamentales en pesos a tasa fija— la tenencia extranjera es de 55% y de cetes de 60%.

De acuerdo con el subdirector de Análisis Económico de Monex, Eduardo Ávila, los cetes —por ofrecer ganancias de corto plazo— son los instrumentos financieros más vulnerables a registrar una eventual reducción de inversiones extranjeras cuando Estados Unidos suba su tasa de interés.

“Los cetes tienen una mayor vulnerabilidad porque son instrumentos de muy corto plazo, entonces los extranjeros no necesitarían vender, sino simplemente dejar de comprar”, sostuvo el analista.

Ávila Vargas explicó que a últimas fechas los cetes se volvieron muy apetecibles para los fondos de inversión extranjeros —que tradicionalmente compran tasas de interés— precisamente por que las tasas de interés en Estados Unidos están en niveles cercanos a cero.

Los extranjeros “compran cetes en México con una cobertura, se llevan la tasa de interés y ya no tienen riesgo cambiario”, sostuvo Ávila.

En cambio —aclaró— los bonos M tienen menor probabilidad de experimentar ventas importantes porque están incorporados en un benchmark que fabricó Citigroup, por tanto, los extranjeros que quieran replicar ese portafolio tienen que tener bonos mexicanos, por ello sería más difícil que se salieran de bonos.

Por su parte, el analista de Banamex, Joel Virgen, advierte que probablemente sean los fondos extranjeros ligados a pensiones y fondos soberanos los que observen una reducción de inversiones en mercados emergentes de forma más gradual, que aquellos ligados a instrumentos de corto plazo.

Los fondos de pensiones extranjeros que están en México “no están ubicados en la zona de la curva gubernamental donde pensarías que están prácticamente con un pie en la puerta, están ubicados en la zona donde pensarías que el perfil de la mayoría de los capitales tienen una idea de materializar ganancias de mediano y largo plazo”, apuntó Joel Virgen.

Los fondos de pensiones en México concentran sus inversiones principalmente en Bonos M y bonos mexicanos en otras monedas.

Los analistas difieren respecto a la fecha del primer incremento de las tasas de interés por parte de la Fed en Estados Unidos, para Banamex se dará hacia septiembre del 2015, mientras que Monex tiene como escenario base que el alza de tasas sea después del noveno mes del próximo año.  

Sin embargo, ambos analistas no descartan que la reducción de inversiones en mercados emergentes —y su consecuente migración hacia ese país— pueda darse antes de esa fecha si la recuperación económica de la Unión Americana se da con mayor fuerza.

“Cuando Estados Unidos comience a subir su tasa de interés prácticamente México tendría que empezar a mover su política monetaria para evitar distorsiones, turbulencias, volatilidades o afectaciones en los mercados financieros”, señaló el subdirector de Análisis Económico de Monex, Eduardo Ávila.

Banamex prevé que el Banco de México, gobernado por Agustín Carstens, suba la tasa de interés en el país —actualmente en 3%— hacia junio del próximo año.

De acuerdo con el analista de ese banco, Joel Virgen, la reducción de inversiones extranjeras en mercados emergentes podría concentrarse en diciembre próximo, cuando los mercados dispongan de mayor información.

Lo anterior porque el Comité del Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) se reunirá el 17 de diciembre para actualizar la encuesta entre los miembros de la Fed respecto a cómo tiene que ir evolucionando la normalización de política monetaria de Estados Unidos.

Además, la presidenta de la Fed, Janet Yellen, ofrecerá una conferencia de prensa y probablemente se publique un nuevo documento con mayor detalle respecto al proceso de normalización de política monetaria que seguirá este organismo.

 

MÁS INFORMACIÓN:  Creciente demanda extranjera abarata Cetes. Nota de Arena Pública del 20 de agosto de 2014.