Gobiernos y Finanzas Públicas

El 0.3% de productores agropecuarios acapara 60% de apoyos gubernamentales

20-08-2014 11:59

Las políticas agropecuarias han favorecido a los grandes productores en México y puesto en desventaja al resto, sostuvo la directora de la FAO.

Es necesario abordar el rezago del campo mexicano desde un punto de vista multifactorial que incluya la cultura, afirma la FAO. Agrandar
Es necesario abordar el rezago del campo mexicano desde un punto de vista multifactorial que incluya la cultura, afirma la FAO.

Unos 17 mil productores agropecuarios acaparan 60% de los apoyos gubernamentales destinados al sector, mientras el resto, unos cuatro millones de campesinos viven en la pobreza, advirtió la representante de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) en México, Nuria Urquía Fernández, en entrevista con El Universal.

“El 0.3% de los productores del país concentran el 60% de todos los apoyos del sector agropecuario”, sostuvo, e indicó que se trata de un grupo favorecido por las políticas implementadas en el campo.

En contraste, existe un millón de productores con capacidad productiva pero carente de atención o con ayuda limitada, que en conjunto no obtiene más del 5% de los apoyos, agregó. Este segmento se incluye en el 10% del total que es capaz de surtir al mercado nacional e importar.

Asimismo, existe un 20% cuyo potencial de crecimiento tiene necesidad de acceso a la tecnología, créditos o puntos de entrada a los mercados. Aunque el 70% restante es el de mayor preocupación para el organismo internacional, pues se ha quedado marginado de los programas oficiales.

“El otro 70% son productores familiares pequeños en situación de subsistencia, cuyos ingresos son inferiores a la línea del bienestar mínimo, y son casi 4 millones de productores. Un millón de esos productores no tiene ganancia, no venden, son de autoconsumo puro y más de 60% de ese total tiene ingresos menores a la línea de subsistencia”, sostuvo Urquía Fernández.

Para la representante de la FAO en el país, el problema evidencia la necesidad de replantear el modelo de distribución de los apoyos, por ello, urgió a la administración encabezada por Enrique Peña Nieto a analizar en qué dirección desea llevar al campo mexicano, pues por el momento persisten rezagos estructurales con efectos directos sobre el desarrollo del sector.

En este contexto, hizo énfasis en que el factor geográfico juega un papel importante en el atraso agropecuario, pues gran parte del 70% de productores con ingresos por debajo del límite de pobreza viven en el sur del país, en zonas con pocas potencialidades económicas donde se tiene el índice de desarrollo humano y la renta per cápita más baja de la República.

Desde la perspectiva de Urquía Fernández, se necesita abordar la problemática con un enfoque multifactorial –incluyendo aspectos culturales– ya que la situación de las familias mexicanas “no va a mejorar solamente con una política agropecuaria”.

Estadísticas oficiales muestran que tan sólo para el 2014, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), destinó 20 mil 599.8 millones de pesos al Programa de Fomento a la Agricultura, de los cuales, 13 mil 558.8 millones se canalizaron a los Componentes de PROAGRO productivo, como ahora se conoce al antiguo PROCAMPO.

 

MÁS INFORMACIÓN: Campo impulsa IGAE anual de mayo a 1.4%, pero crece menos de lo esperado. Arena Pública, 24 de julio del 2014.

Comentar