Empresas y Empresarios

Orvañanos, por si acaso...

30-05-2014 08:16

Para la viviendera GEO parecen avecinarse momentos complicados, ya que las autoridades podrían indagar en las finanzas personales de su presidente, Luis Orvañanos.

Problemas en la contabilidad de GEO han puesto en la mira a su presidente. Agrandar
Problemas en la contabilidad de GEO han puesto en la mira a su presidente.

El presidente del Grupo GEO, Luis Orvañanos, mantiene –por ahora– una civilizada relación con sus bancos acreedores. El concurso mercantil avanza y la desarrolladora de vivienda se alista y limpia la casa para poder participar de nueva cuenta en los esquemas y apoyos crediticios para sus complejos habitacionales.

Hablamos por supuesto de los créditos del Infonavit que dirige Alejandro Murat y de las garantías de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) a cargo de Jesús Alberto Cano Vélez.

Se trata, sin embargo, de una tensa calma después de que algunos acreedores de la desarrolladora de vivienda se quejaron hace algunos meses de los problemas que exhibía la contabilidad de GEO.

No descartaban por lo tanto indagar sobre los negocios personales de Luis Orvañanos. Allí está, por ejemplo, la propiedad de un centro de espectáculos en la zona de Cuajimalpa.

Por ello, Orvañanos se encuentra muy bien pertrechado y ha decidido asesorarse de varios despachos de abogados a título personal. Entre ellos, a varios penalistas que desde ahora estudian el caso de las probables responsabilidades que podría enfrentar el empresario.

El reto de GEO es demostrar ante sus acreedores –en medio de la reestructura y convenio preacordado– que puede continuar como una compañía rentable en medio de las nuevas políticas para el sector de la vivienda.

De ello, por supuesto, también dependerá que Orvañanos no enfrente futuras responsabilidades, como ha sucedido con otros empresarios cuyas empresas cayeron en situación de insolvencia.

 

MÁS INFORMACIÓN: GEO solicita concurso mercantil por separado para subsidiarias, nota de Arena Pública; 8 de mayo del 2014.

Comentar