Economía y Sistema Financiero

Bajos salarios, fortaleza competitiva de México a costa de la pobreza

27-05-2014 13:51

En México hay mano de obra barata y jóven por lo menos para los próximos 20 años, pero poco calificada.

México necesita trabajadores mejores calificados, no sólo baratos, dice KPMG. Agrandar
México necesita trabajadores mejores calificados, no sólo baratos, dice KPMG.

Una de las mayores cualidades de atracción de empresas que tiene el país en estos momentos es el bajo costo de su mano de obra de acuerdo con la firma KPMG.

Esto que ahora es una fortaleza de permanecer en el largo plazo podría impactar negativamente en los niveles de pobreza dados los bajos niveles de crecimiento del país -en 2013 PIB a 1.1%- y de pobreza -1 de cada 2 mexicanos según el Coneval- explicó Alejandro Villagómez Amezcua, economista experto en temas laborales, profesor e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Antes China era uno de los países con los salarios más bajos, ahora México se encuentra en esa categoría, mantener esta condición sólo podría ser positivo si permite la entrada de mayor capital al país, y este con el transcurso del tiempo y apoyado en otros factores aumenta la productividad y la competitividad, mismas condiciones que luego podrían permitir una mejora de las remuneraciones, señaló el economista.

El análisis Alternativas Competitivas 2014 realizado por KPMG comparó la competitividad de México contra nueve economías desarrolladas: Australia, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Países Bajos, Reino Unido y Estados Unidos y encontró que los salarios y prestaciones más bajas se otorgan en el país.

El costo anual por empleado en México es de 40 mil dolares, incluyendo salarios base, prestaciones y otros costos, contra 82 mil dolares en Inglaterra o 100 mil dolares en Estados Unidos.

Una maquila de aeronaves por ejemplo, pagaría a 85 empleados en Monterrey, Nuevo León un salario de 2.060 millones de dólares al año más 815 mil dólares en prestaciones, mientras que en San Luis Misuri los mismos obreros cobrarían casi el doble con un salario de 4.933 millones de dólares en un año y prestaciones por 2.439 millones de dólares.

Víctor Esquivel, socio líder nacional de asesoria de la firma explicó que si bien la fortaleza competitiva del país esta en su mano de obra y bono demográfico durante los próximos 20 años, su reto es no sólo distinguirse por su mano de obra barata “sino barata y competitiva” pues aún falta capacitación y educación a los obreros mexicanos, es decir, que estén mejor calificados.

El reto del país para ser más atractivo a la inversión también está en la infraestructura para transportar el gas, porque aunque este hidrocarburo es más barato en México que en el resto de los países evaluados, el costo para las empresas aumenta por la falta de infraestructura para su transportación.

 

A FONDO: Consulta aquí el estudio completo Alternativas Competitivas 2014 realizado por KPMG. (versión en inglés)

Comentar