Economía y Sistema Financiero

La operación cicatriz de los azucareros del país

07-11-2013 10:11

Por primera vez la Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera (CNIAA) que preside Juan Cortina aceptó la necesidad de financiar y promover una campaña de comunicación que mejore la información y, sobre todo, la cultura en torno al consumo de azúcar de caña.

La IP azucarera prepara campaña para mejorar la información y la cultura en torno al consumo de azúcar de caña. Agrandar
La IP azucarera prepara campaña para mejorar la información y la cultura en torno al consumo de azúcar de caña.

Lo hizo antes de que en el Poder Legislativo se cumpliera la amenaza de aplicar un impuesto para bebidas azucaradas.

La decisión fue resultado de la confianza que despertó entre los industriales de este sector la propuesta de un grupo de mercadólogos dispuestos a romper paradigmas para demostrar que el consumo de azúcar de caña en México no constituye el centro del problema de obesidad que enfrenta una gran parte de la población mexicana y que tampoco detona enfermedades como la diabetes melitus.

Así, la campaña de mercadotecnia, publicidad e información “Hablemos de azúcar”, que incluyó el desarrollo de logos y mensajes clave para la población (sobre todo la del mercado A y B) contó por primera vez en el sector azucarero y cañero con presupuesto propio que proviene de las aportaciones de los empresarios que participan en la CNIAA.

No fue fácil convencerlos porque hasta hace poco se pensaba que el mercado azucarero y sus ingenios conformaban un mercado cautivo.

Ahora a pesar de la aprobación del nuevo gravamen de un peso para las bebidas carbonatadas endulzadas con caña de azúcar, se prevé en esta Cámara que continúe esta campaña durante 2014 porque tendrá que llegar la operación “cicatriz”.

No se prevé una mayor confrontación con las autoridades sino, como sucedió con la industria cigarrera, se desarrollará una mayor colaboración en programas de responsabilidad social que observen también programas educativos para encaminar los hábitos de consumo a prácticas más sanas de alimentación que incluyan actividades físicas que reduzcan los niveles de sobrepeso entre la población mexicana.

La CNIAA, a diferencia de otras organizaciones empresariales, representa a una agroindustria integrada a los empresarios que demandan este insumo como las embotelladoras Pepsico y Coca-Cola.

El reto de este sector empresarial será incrementar el consumo per cápita del mercado interno de este producto recuperando hábitos de consumo que permitan la ingesta de alimentos que contribuyan a generar energía entre la población pero sin producir obesidad. Todo un reto.

En la CNIAA también trabajarán para lograr que las autoridades de la Secretaría de Economía, que encabeza Ildefonso Guajardo, reconozcan la importancia de buscar nuevos mercados de exportación para este producto de la agroindustria mexicana.

Tampoco será un objetivo fácil de alcanzar porque la necesidad de buscar nuevos mercados se enfrentará al mismo proyecto pero de los productores de azúcar estadounidenses que, ante la mayor oferta de alta fructosa de maíz (amarillo y subsidiado), buscarán otros mercados.

¿Qué harán los ingenios azucareros con los excedentes de azúcar generados por la sustitución del edulcorante en los procesos de la industria refresquera? Allí está el reto y materia de análisis en la CNIAA.

 

MÁS INFORMACIÓN: Con cambios y sin PAN, aprueba el Senado la Miscelánea Fiscal 2014, nota de Arena Pública de octubre 31 de 2013.

MÁS INFORMACIÓN: Fructosa, otra vez la salvación, nota de Arena Pública de octubre 30 de 2013.

Comentar