Empresas y Empresarios

El doble impacto en Cultiba por el nuevo impuesto a refrescos

18-10-2013 09:45

Las multinacionales de las bebidas carbonatadas, Pepsico y Coca-Cola, que aquí en México dirigen Pedro Padierna y Francisco Crespo, respectivamente, han encontrado en México uno de sus mercados más rentables. Simplemente aquí se ha generado el consumo per cápita más alto del mundo.

En Cultiba ya tenían prevista la posibilidad de que se promoviera la aplicación de un impuesto para desincentivar el consumo de bebidas carbonatadas con alto valor calórico. Agrandar
En Cultiba ya tenían prevista la posibilidad de que se promoviera la aplicación de un impuesto para desincentivar el consumo de bebidas carbonatadas con alto valor calórico.

Las multinacionales de las bebidas carbonatadas, Pepsico y Coca-Cola, que aquí en México dirigen Pedro Padierna y Francisco Crespo, respectivamente, han encontrado en México uno de sus mercados más rentables. Simplemente aquí se ha generado el consumo per cápita más alto del mundo.

A través del esquema de franquicias, Pepsico y Coca-Cola se han asociado con grupos empresariales que en sus territorios libran mes con mes una batalla por los consumidores con prácticas comerciales que han estado bajo la vigilancia de la Comisión Federal de Competencia Económica (CFCE) que ahora preside Alejandra Palacios.

A diferencia de Coca-Cola, Pepsico sólo cuenta en México con un franquiciatario mexicano porque después de los problemas que enfrentó con personajes como Enrique Molina, quien también mantenía participación en el sector azucarero, decidió restringir sus relaciones de negocios.

El Grupo de Embotelladoras Unidas (Geupec) que dirige el venezolano Miguel Antor Bravato representa en México los principales intereses de Pepsico. Geupec, que recientemente transformó su razón social a Grupo GEPP, es subsidiaria de la Organización Cultiba que dirige Ildefonso Ochoa, quien hasta 2010 se hizo cargo del negocio embotellador de la compañía fundada por Juan Gallardo Thurlow.

Ahora Ochoa también tiene bajo su responsabilidad el negocio integrado del sector azucarero así como la asociación con el grupo venezolano Polar. La fórmula de integración de negocios Cultiba-Polar-Pepsico parece estar funcionando y hasta el segundo trimestre del año las utilidades de este grupo con sede en Jalisco se triplicaron para llegar a 9,201 millones de pesos gracias al crecimiento de líneas de negocios como Santorini, Epura, Electropura y Junghans.

También los productos de Gatorade están contribuyendo a los buenos resultados del corporativo que compite directamente con FEMSA que preside José Antonio Fernández, el embotellador ancla de Coca-Cola.

En Cultiba ya tenían prevista la posibilidad de que el gobierno federal promoviera ante el Poder Legislativo la aplicación de un impuesto para desincentivar el consumo de bebidas carbonatadas con alto valor calórico. Por ello el énfasis de su estrategia de negocios es el segmento de agua.

En Cultiba dan por un hecho que el gravamen generaría una caída en las ventas de su línea de refrescos sobre todo entre la población de menores ingresos que constituyen un porcentaje importante de sus consumidores, por lo que se preparan para reformular sus productos o cambiar definitivamente la oferta al consumidor.

Pero lo cierto es que la decisión de imponer impuestos a estos productos registraría efectos adversos para los ingresos de Cultiba y su subsidiaria de ingenios azucareros, Grupo Azucarero Mexicano (GAM), dada la integración vertical que registran los tres ingenios que operan bajo la responsabilidad de Juan Cortina.

 

A FONDO: Lea aquí el más reciente reporte financiero de Organización Cultiba a la BMV, del segundo trimestre 2013.

Comentar