Tecnologías y Educación

La NOM para enfrentar el temor ciudadano a las antenas

02-10-2013 09:57

Aún con el poder regulatorio en su pleno ejercicio, la desaparecida Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) -que presidía Mony de Swaan- asumió el reto de iniciar el proceso de publicación en el Diario Oficial de la Federación de la Norma Oficial Mexicana (NOM), que garantiza que no habrá riesgos para la salud de quienes habitan inmuebles cercanos a la instalación y operación de antenas de telecomunicaciones.

Virgilio Andrade, titular de la Cofemer. Agrandar
Virgilio Andrade, titular de la Cofemer.

La necesidad de una NOM para permitir la ubicación de antenas de compañías telefónicas en zonas residenciales surgió el año pasado ante la inconformidad de organizaciones ciudadanas que, en las principales ciudades del país, amenazaron con encabezar oposiciones vecinales, cuestionando el otorgamiento de licencias y permisos en las delegaciones, pero también a nivel de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

La Cofetel, como responsable al final de la cadena regulatoria de los derechos de los consumidores del sector de las telecomunicaciones, hizo suyas las demandas ciudadanas e inició las recomendaciones y posteriores consultas ante la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), que ahora preside Virgilio Andrade Martínez.

Para Cofemer el caso no ha sido nada sencillo, porque se trata de una papa caliente y de un tema que ha generado profundas preocupaciones entre la comunidad que atribuye daños neurológicos y hasta cancerígenos a la cercanía en la emisión de señales desde las antenas de telecomunicaciones.

En una primera etapa, Cofemer aseguró que las consultas tuvieron como resultado un primer dictamen en torno a la inocuidad de dichas señales. Sin embargo, las dudas ciudadanas surgieron y se solicitó a través del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) la publicación de los argumentos en los que se sustentó aquella conclusión.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE), que dirige Francisco Rojas, también se enfrentaría al mismo problema con millones de torres con cables que transportan flujos eléctricos de grandes voltajes.

En países de Europa, tanto las antenas de telecomunicaciones como las torres de electricidad son sujetas, antes de su instalación, a diversos análisis sobre su impacto. El tema no es menor, se insiste. No son pocas las delegaciones en el Distrito Federal y en ciudades del interior del país en las que los vecinos de predios o edificios en donde se busca colocar antenas de empresas de telefonía se han opuesto con éxito a su instalación.

Este es uno de los expedientes que Cofetel heredó al Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), que preside Gabriel Contreras y que tendrá en varios estudios del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav) una de sus principales herramientas. Veremos a qué conclusión llegan.

 

MÁS INFORMACIÓN: Ifetel arranca operaciones entre grandes expectativas, nota de Arena Pública de septiembre 26 de 2013.

Comentar