Ley de Cofece: ¿Sin cambios?

18-03-2014 09:21

Si todo camina como estaba previsto hasta el viernes, esta semana la Cámara de Diputados aprobará la iniciativa de ley sobre Competencia Económica que envió el presidente Enrique Peña Nieto en febrero pasado.

Todo apunta a que la Comisión de Economía, que preside el panista Mario Sánchez y a la que fue turnada la iniciativa del Ejecutivo con carácter único, la dictamine sin mayores sobresaltos y cambios de fondo. Incluso en la Comisión de Competitividad, que preside el petista Adolfo Uribe y señalada para dar su opinión sobre la iniciativa, no se espera mayor resistencia para que la iniciativa presidencial transite prácticamente tal cual fue enviada, hacia la votación del Pleno.

Hay que tomar en cuenta que en la Comisión de Economía, el 40 por ciento de los integrantes son legisladores del PRI, 6.7 por ciento del Verde Ecologista, 23.3 por ciento del PAN y 16.7 por ciento del PRD. Mientras que en la Comisión de Competitividad, el PRI tiene al 52 por ciento de los integrantes. Así que si la disciplina de Los Pinos se impone en los legisladores del tricolor, la iniciativa prácticamente sería dictaminada tal cual se envió. Y es que para nadie es un secreto que dado que con esta iniciativa -la de Competencia Económica- prácticamente se inicia la expedición de leyes secundarias derivadas de las reformas constitucionales aprobadas el año pasado, será importante para el presidente Peña Nieto comenzar con el pie derecho en lo que se considera como la ley secundaria de menor complejidad política. Inmediatamente después vendrán las secundarias de las reformas a las telecomunicaciones y a la energía.

Sin embargo para los regulados –las grandes empresas privadas- esta iniciativa de ley no es menor y en las últimas semanas han intensificado su cabildeo en el Congreso y han hecho sentir a través de los medios de comunicación lo que consideran áreas de riesgo implícitos en la Ley, para las libertades de las empresas.

Particularmente hay dos áreas sensibles que serán las de mayor discusión en las Comisiones legislativas y, probablemente, en el Pleno.

La primera es la definición y descripción de las prácticas anticompetitivas (monopólicas absolutas, monopólicas relativas y concentraciones ilícitas) y en especial, como parte de las prácticas monopólicas relativas, aquellas que impiden o restringen de forma discriminatoria algún insumo esencial por parte de una o varias empresas. Un asunto que ha generado fuertes resistencias y manotazos desde el sector privado, pero que en la legislación internacional antimonopolios se ha convertido en un asunto relevante.

La segunda área sensible –y en relación a la anterior- tiene que ver con lo que la Iniciativa llama “facultades incrementales de la Comisión Federal de Competencia Económica” y que le otorga a Cofece procedimientos especiales de investigación para determinar barreras a la competencia y que le lleve a ordenar desde la eliminación de estas barreras, hasta la desincorporación de activos para eliminar los efectos anticompetitivos. Estas nuevas atribuciones han sido criticadas por observadores desde el sector empresarial que ven en Cofece a un organismo ‘cuasi’ todopoderoso. A lo anterior, será un aspecto relevante en la discusión la coordinación de Cofece con el resto de las autoridades federales y locales para investigar y combatir las prácticas monopólicas contrarias a la ley, así como el ejercicio de las acciones colectivas del que también está facultado Cofece.

Se prevé que esta misma semana sea aprobada la Iniciativa de Peña Nieto prácticamente sin cambios sustanciales que alteren el cumplimiento del objetivo establecido en la exposición de motivos de la propia Iniciativa.

Con todo, nada se puede asegurar aún ante la presión de las negociaciones del paquete de leyes secundarias que arrancan en esta semana.