Tecnologías y Educación

Jugando DmC

03-08-2013 18:30

Polémico, controvertido e incluso repudiado injustamente por muchos. Capcom ha optado por la valentía y ha dejado una de sus sagas más importantes y representativas en manos de un estudio británico que ahora, diez días después de las versiones de consolas, nos brinda la oportunidad de disfrutar de su nuevo título en PC. Puede que su protagonista ya no se parezca demasiado en lo físico a lo que era, y que DMC lo haya desarrollado Ninja Theory; sin embargo sigue siendo un Hack and Slash como la copa de un pino que, además, no ha renunciado a las características de la saga. Dante está preparado para la batalla... ¿Y tú?

No han pasado ni dos semanas desde la puesta a la venta de DMC en consolas, y ahora contamos con la versión para compatibles. Las conclusiones, más allá de algunos aspectos de pulido aquí y allá, son las mismas. Casi como quien tiene cierto reparo en su propia existencia, el nuevo Devil May Cry se esconde detrás de un acrónimo. Sin embargo reiteramos también en este análisis que no hay motivo alguno para la vergüenza. El tan temido cambio de testigo entre Ninja Theory y Capcom al frente del proyecto se ha producido de forma pacífica en términos de resultados jugables, y es que lejos de revolucionar la fórmula hasta hacerla irreconocible como temían algunos aficionados, sencillamente le han dado su toque a un concepto Hack and Slash que todos ya conocíamos de memoria y que sigue funcionando de forma brillante.

Así pues el título que nos ocupa es un muy divertido juego de acción que conserva todos los elementos clave de la franquicia. Dante ha cambiado de aspecto, sí, pero sigue siendo ese cazador de demonios con modales de estrella del rock de vuelta de todo que tanto nos gusta, tanto por su chulería como por su espíritu inconformista. Él es el protagonista de un producto agradable, frenético y muy entretenido; uno que no nos deja ni un minuto de descanso, y que es exactamente el tipo de divertidísima descarga de adrenalina que esperábamos.

Comentar