Pan, Circo y Pecunia
.

Brasil 2014: ¿Ofrecerá Rouseff el “jogo bonito” para ganar su reelección?

13-06-2014 10:05 Ya empezó Brasil 2014. Se dice que este Mundial, salvo por el juego preciosista del “tiqui-taca” de los actuales campeones, será de músculo y piernas. Sin embargo, la presidenta de Brasil, Dilma Rouseff, tendrá que sacar su mejor repertorio de “jogo bonito”.

En este Mundial se juega su reelección como presidenta de Brasil, cuyas elecciones serán el próximo 5 de octubre. De momento domina la cancha: a pesar de que descontento de la ciudadanía se ha manifestado a través de protestas y huelgas al considerar que el gasto para el Mundial ha sido excesivo y que ha estado plagado de escándalos de corrupción; a pesar de que se le recrimina que muchos de esos recursos se podrían haber orientado a combatir la pobreza, o mejorar los servicios de salud y educación, pareciera que el día de las elecciones Rouseff goleará a sus contrincantes.. y quizás no tenga siquiera que ir a la prórroga.

Sin embargo, cada mes que pasa, a Rouseff se la ve más justa ante el ascenso de sus rivales, y podría finalmente verse abocada a jugar una segunda vuelta que podría ser más reñida de lo que parece. Así lo señalan las tendencias de la última encuesta de la firma Ibope, la de junio, publicada ayer.

 La actual presidenta del Brasil, del Partido de los Trabajadores (PT),  acapara un 38% de las intenciones de voto, comparado con el 42% de sus otros nueve rivales juntos. Con un margen de error de 2 puntos porcentuales, para arriba o para abajo, Rouseff podría estar, en el mejor de los casos, en el límite. Hace un mes, en la encuesta de mayo, la segunda vuelta parecía altamente improbable: Rouseff poseía el 40% de las intenciones de voto contra 36% de todos sus contrincantes juntos.

En junio, el segundo puesto correspondió a Aecio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), aquél que fundara el ex-presidente Fernando Henrique Cardoso, con un 20%, y el tercero a Eduardo Campos, del Partido Socialista Brasileño (PSB), con 11%, ambos con una tendencia positiva.

Ahora bien, que el gobierno incurrió en excesos para los preparativos del Mundial no parece una exageración. Y Rouseff lo está pagando caro, sobre todo con un mayor índice de rechazo; el porcentaje de electores que no votaría en ningún caso por ella se ha incrementado de 33% en mayo a 38% en junio. En una segunda vuelta, el encuentro decisivo se empieza a igualar contra Aecio Neves, al que vencería con un margen de 42% contra 33%.  

Por tanto, cada vez más Rouseff siente más la presión de un Mundial que se le ha dado la vuelta. Para empezar, los dispendios del gobierno para organizar la justa mundialista se elevó a 11,200 millones de dólares (mdd), lo que es más del triple de lo que se gastó en Sudáfrica. Brasil, otra potencia emergente como Sudáfrica, tiene un territorio siete veces más extenso que el país africano, lo que justificaría un gasto algo mayor. Pero tres veces….

De esos 11,200 mdd de Brasil, en torno a un 32%, o alrededor de 3,600 mdd, se invirtieron en la construcción y reforma de los 12 estadios que serán sede del Mundial: seis son de nueva construcción, y otros seis son reformados. Esa factura casi cuadriplica la estimación original presentada en un documento de la FIFA en el año 2007, poco después de que Brasil fuera elegida sede del Mundial. 

El que más discordia ha despertado ha sido el Estadio Nacional de Brasilia, el proyecto más caro del Mundial: 900 millones de dólares se invirtieron en él, casi el triple de lo proyectado debido a denuncias de precios inflados y sobrefacturados, lo que lo convierte en el segundo estadio del mundo más caro del planeta, detrás del Estadio de Wembley. Construido en la capital del país, ciudad que no cuenta con un club de fútbol de primera, porta el nombre de Mané Garrincha: así, el genio tullido, el jugador más anclado en el imaginario del pueblo brasileño, y que murió en la miseria tuvo la suerte contraria (y quizás injusta) de dar nombre al estadio más esbelto, caro e impopular del país.  

También ha suscitado polémica la remodelación del Estadio Maracaná en Río, el gran templo del fútbol, el que más hinchas ha congregado para ver un partido de fútbol. Ya no será así: si alguna vez pudo llegar a alojar a 200,000 almas aullando, la sede de la final sólo podrá ahora albergar a 75,000. Pero además la remodelación costó en torno a 540 mdd, también rodeado de sospechas de corrupción. La misma suerte corren otros estadios que han sido construidos en ciudades que no cuentan con clubes de fútbol potentes y cuyo uso futuro está en entredicho.

 Las suspicacias de corrupción se ven alentadas por los vínculos financieros que se han establecido entre las firmas constructoras y los partidos políticos. Las donaciones de las constructoras que recibieron los mejores contratos se han disparado de una elección a otra. Tal es el caso de la principal constructora del Estado de Brasilia, Andrade Gutierrez: en las elecciones municipales de 2008, su contribución a las campañas políticas ascendieron a 73,180 dólares. Cuatro año después, cuando se conocían las sedes y los partidos que controlarían los gobiernos locales, su donación se elevó a 37.1 mdd, un incremento del 500%. Ente ambas elecciones, en el 2010, Andrade Gutierrez ganó las ofertas para construir o renovar cuatro estadios.

También se incrementaron con virulencia las donaciones políticas de la mayor constructora brasileña, Oderbrecht. Su contribución a los partidos políticos pasó de 90,909 dólares a 11.6 mdd en el 2012, un aumento de más de 125%. También ella obtuvo una buena tajada en este Mundial: está trabajando en cuatro estadios, y además obtuvo una licencia para operar, con un consorcio, el estadio de Maracaná por 35 años. Por esa licencia, el consorcio pagará 2 mdd al año, un monto muy pequeño en relación a los 13.5 millones que el gobierno debe pagar para honrar el crédito de 15 años para construir el estadio. 

Otras constructoras cuyas donaciones se han incrementado de manera sustancial son las de OAS, Queiroz Galvao y Carmago Correa. Los beneficiarios de esos recursos, sin embargo, no se conocen con exactitud: en Brasil se permite realizar donaciones a campañas de candidatos específicos o a través de donaciones ocultas que se conceden a las direcciones de los partidos, y el grueso de las donaciones se realizan  bajo este último rubro. Sin embargo, en el 2013, el PT recibió más donaciones que la suma de los otros tres partidos grandes de Brasil, el PSDB, el PMDB y el PSB.

Por otro lado, de los 11,200 mdd, un 68%, o cerca de 7,600 mdd, irá destinado a obras de infraestructura como renovar aeropuertos, carreteras, metro, conexiones a los aeropuertos, etc.  Uno de los grandes proyectos, el monorail de 17.7 km que iba a conectar el aeropuerto de Congonhas de Sao Paulo a tres líneas del Metro, no estará a tiempo. De hecho, el lunes, en un accidente fatal, se derrumbó un tramo provocando la muerte de un trabajador.

 Pero hoy empieza el Mundial. 3,200 millones de personas siguieron el último Mundial y habrá 200 millones de brasileños pendientes de la “canarinha”, esa selección que conquistó la imaginación,  la que se divertía con la pelota. Llegarán a esos estadios remodelados, caros, con palcos de lujo y secciones exclusivas VIP para ejecutivos y altas corporaciones, sin los aforos de bajo costo para las amplias multitudes de antaño.

Pero Brasil es pueblo de multitudes, y su hinchada es el más apasionada del fútbol. Ellos, los que llenaban el Maracaná a como diera lugar, podrían empezar a ser excluidos, segregados, prescindibles de lo que ellos mismos crearon. El Mundial empieza, Rouseff se juega su reelección, y más que a nadie a ellos son los que debería cuidar. 

INFOGRAFÍA

Pese a las protestas previas al mundial, la actual presidenta del Brasil, Dilma Rouseff, lidera cómodamente las encuestas para las elecciones del 5 de octubre. Ahora bien, el ascenso de Aecio Neves y Eduardo Campos pone en peligro la posibilidad de una victoria en el primer turno…

… aunque el desenlace de las elecciones presidenciales depende en mucho del éxito del Mundial 2014. El gasto por la organización del Mundial se ha disparado respecto a citas previas, y resulta difícil de justificar su altísimo costo, que ha triplicado el de Sudáfrica (aunque Rusia y sobre todo Qatar implicarán gastos estratosféricos).

... más cuándo las sospechas de corrupción están justificadas. Con el negocio del Mundial encima, las constructoras se apiñaron para conseguir jugosos contratos, y las donaciones se dispararon a niveles escandalosos en la elección de 2012 respecto a elecciones previas…

… el incremento de las donaciones se han transformado en más obras y negocios para las constructoras hasta el punto que el Tribunal Supremo de la Federación votó por prohibir las donaciones a las campañas electorales.

Comentar

ACERCA DEL AUTOR
José Miguel Moreno
Economista por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabajó en la consultoría estadounidense Stone & McCarthy Resarch en Londres, Nueva York y México DF, realizando análisis para las economías de Europa y América Latina. En México fue director editorial de Infosel, así como consejero, columnista y jefe de análisis económico de El Semanario de Negocios y Economía . Además de conferencista, ha colaborado con T1msn, Invertia, Radio Intereconomía, O Estado de Sao Paulo y The Miami Herald, entre otros medios. Actualmente dirige “Llamadinero.com”, es asesor, colaborador de la revista Forbes México y profesor titular en la Facultad de Economía de la UNAM.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Junio 2014 >>
D L M M J V S
01

02

La construcción es el verdadero villano de la economía mexicana
03
04

05

BCE: Europa necesita el regreso de “Súper Mario” Draghi

06

Y después de Súper Mario, ¡Llega Súper Carstens!.. A salvar su pronóstico de PIB (y el de la SHCP)
07
08
09
10
11
12

13

Brasil 2014: ¿Ofrecerá Rouseff el “jogo bonito” para ganar su reelección?
14
15
16

17

Regresa la pesadilla de Irak
18
19
20
21
22

23

¿Qué trastorno padece una economía con fiebre de fusiones y adquisiciones?
24
25
26
27
28
29
30