Pulso Económico
.

¿Debe preocupar la inflación?... creo que no

08-08-2014 14:58

Pese a que la inflación anual al quinto mes del año llegó a 4.07 por ciento, el aumento no representa un problema grave para la economía mexicana.

El INEGI reportó el jueves 7 de agosto que la inflación anual de julio aumentó a 4.07 por ciento de 3.75 por ciento el mes anterior, lo cual ubica la tasa por encima de 4.0 por ciento, el umbral superior del rango de variabilidad alrededor del objetivo de 3.0 por ciento de inflación del Banco de México. Ante la pregunta de que si esto debe preocupar, en un buen artículo titulado “Más Inflación…admite Banxico”, Samuel García argumenta que sí. Yo pienso que no, y dado que Arena Pública busca establecer un diálogo de beneficio colectivo, presento aquí mis argumentos. Si no han leído el artículo de Samuel, sugiero lo lean primero antes de seguir aquí.

Samuel presenta básicamente cinco argumentos, que en principio son convincentes. Primero dice que Agustín Carstens admite que la inflación permanecerá por arriba de 4.0 por ciento en los siguientes meses y no será hasta fin de año que empiece a disminuir por debajo de este umbral y hasta principios de 2015 que empezará a converger a 3.0 por ciento. Esto significa que hay factores presentes que impedirán que baje la inflación este año. Sería un problema para el panorama inflacionaria si estos factores fueran de consideración, por ejemplo, presiones de demanda o factores que pudieran perdurar y que necesitaran de una política monetaria más restrictiva para combatirlos. Sin embargo, no es el caso. Los factores son básicamente estacionales, es decir, temporales que deberán disiparse por sí solos.

De entrada, la tasa mensual de julio fue 0.28 por ciento, por debajo de su promedio para el mismo mes de los últimos diez años. Si anualizamos la tasa, es equivalente a 3.35 por ciento. Lo que explica esta tasa –principalmente– fueron aumentos en los precios de los servicios turísticos en paquete y del transporte aéreo, por el comienzo de la temporada alta de turismo; terminando la temporada, estos precios volverán a bajar. También incidieron alzas en los precios de jitomate, cebolla y carne, que también son de alta volatilidad y después disminuyen. La razón principal por la cual aumentó la tasa anual fue porque la inflación de julio del año anterior fue -0.03 pro ciento. En otras palabras, fue cuestión de matemáticas y no de la presencia de presiones inflacionarias nuevas.

Segundo, dice Samuel que la Encuesta Quincenal de Expectativas de Banamex confirma lo dicho por Carstens, es decir, que la inflación permanecerá por arriba de 4.0 por ciento por los siguientes cuatro meses. Esta trayectoria esperada no es noticia nueva. Tanto Banxico como los analistas principales han anticipado más o menos esta trayectoria desde hace tiempo, ya que todos toman en cuenta el patrón estacional. Debemos recordar que la inflación es prácticamente el único indicador que produce el INEGI que no tiene ajuste estacional. Esto significa que lo tenemos que tomar en cuenta al analizar el patrón interanual. Lo que importa es más bien la inflación promedio del año y no la tasa en un mes dado. La inflación promedio de 2014 ha permanecido por debajo de 4.0 por ciento en lo que va del año y deberá terminar igual. Lo más importante de la Encuesta de Banamex es que señala que la tasa anual terminará el año por debajo de 4.0 por ciento por cuarto año consecutivo (nuevo record histórico) y que se anticipa que igual no rebasará el umbral establecido en 2015. Es más, la trayectoria esperada para los siguientes cinco años es una inflación promedio por debajo de 3.5 por ciento.

El tercer argumento es que la inflación subyacente ha mostrado una tendencia al alza en los últimos doce meses y ahora se sitúa en 3.3 por ciento, la tasa más alta desde noviembre 2012. De nuevo, no importa la tasa en un mes dado, sino su promedio. La inflación subyacente promedio de julio es 2.86 por ciento y ha permanecido por debajo de 3.0 por ciento a lo largo de los últimos meses. Debemos recordar que es muy difícil tener una tasa puntual de 3.0 por ciento y por eso Banxico estableció el rango de variabilidad de más/menos uno por ciento. No importa donde se sitúa en un momento dado ni si la tendencia del momento es al alza o a la baja, sino más bien que en promedio se ubica alrededor de 3 por ciento.

Cuarto, argumenta Samuel que existe el riesgo de alta volatilidad en los mercados financieros ante el cambio gradual en la política monetaria de la Reserva Federal y que es probable que Estados Unidos aumente su tasa de fondos federales a principios de 2015. Esto podría causar una depreciación en nuestra moneda, que a su vez se traduce en presiones inflacionarias. Si bien es cierto que existe el riesgo, debemos acotarlo. Hasta ahora, la volatilidad financiera internacional ha pegado mucho más a otras monedas, mientras que el peso ha presentado una trayectoria relativamente estable. Si bien es posible observar una depreciación a principios del año entrante, lo más probable es que sea contenida y que no se traduzca en presiones inflacionarias. Debemos recordar que el pass-through de una depreciación hacia presiones inflacionarias en México ha mostrado ser muy baja. Por lo mismo, aunque sí existe el riesgo, es mínimo.

Por último, dice Samuel que Alfredo Coutiño piensa que el aumento en la base monetaria ha ejercido presiones de demanda y explica el aumento en la inflación subyacente que se ha observado. De todos los argumentos, este es el más descabellado, ya que existe una clara brecha del producto negativo desde hace tiempo. Lo que explica la expansión monetaria es el crecimiento de la economía informal y las medidas que han incentivado el uso de efectivo por parte del gobierno federal. En otras palabras, la oferta de dinero ha aumentado en respuesta a una mayor demanda, por lo que no es una demanda excesiva de dinero que pudiera representar una fuente de presión inflacionaria.

Con la excepción de la tasa de enero, que se explica totalmente por las medidas fiscales de la Reforma Hacendaria, todas las tasas del año hasta ahora han sido menores a 3.4 por ciento en términos anualizadas (es decir, la tasa mensual elevada a la doce). La inflación general promedio permanece por debajo de 4.0 por ciento y la subyacente por debajo de 3.0 por ciento. La brecha producto permanece en territorio negativo, por lo que no se puede presumir de presiones inflacionarias por el lado de la demanda.

Por lo pronto, la inflación realmente no es tema de preocupación. Más bien, la inquietud principal sigue siendo la falta de crecimiento. Mientras no crecemos más, la brecha de producto permanecerá negativa y no habrá presiones inflacionarias de consideración. ¿Y ustedes qué opinan?

ACERCA DEL AUTOR
Jonathan Heath
Jonathan Heath tiene acumulado más de 35 años de experiencia en el análisis de la economía mexicana y sus perspectivas, tiempo durante el cual fue el Economista Principal de México para varias instituciones financieras globales y consultorías internacionales. Ha sido profesor en siete universidades, siendo la última, la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco, donde fue profesor visitante de tiempo completo de 2014 a 2016. Los cursos que más ha impartido son relacionados a la economía mexicana, su historia y sus perspectivas. Como fruto de su experiencia en el tema, ha recibido invitaciones como conferencista en más de 30 universidades en México y en Estados Unidos. A mediados de 2010 Jonathan fue investigador invitado en el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), donde escribió el libro, “Lo que Indican los Indicadores: cómo utilizar la información estadística para entender la realidad económica de México”. A partir de este libro, fue invitado por el Foro Educativo del Museo Interactivo de Economía (MIDE) a formar el “Diplomado en Indicadores Macroeconómicos de Coyuntura de México”, del cual es actualmente el Coordinador y Profesor en su sexta edición. Vale mencionar que el libro es actualmente texto obligado en la mayoría de las universidades del país. Sus artículos, ya más de dos mil, han aparecido en más de 60 periódicos y revistas, tanto en México como en el exterior. Tiene una columna regular en la sección de Negocios del periódico Reforma desde 1995, que se reproduce en El Norte y varios periódicos más. A través de su carrera como economista, ha dado conferencias sobre las perspectivas de la economía mexicana y América Latina en más de veinte países. También es comentarista frecuente en radio y televisión.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Agosto 2014 >>
D L M M J V S
     
01
02
03
04
05

06

Dos Enfoques, una conclusión
07

08

¿Debe preocupar la inflación?... creo que no
09
10
11
12
13

14

La Siguiente Ronda
15
16
17
18
19

20

Lo Mínimo en torno al Salario Mínimo
21

22

¿Qué nos dice el PIB del Segundo Trimestre?
23
24
25
26

27

La Estructura Laboral Mexicana La Propuesta del Salario Mínimo: algunas preguntas y respuestas
28
29
30
31