IQ Financiero
.

Abarroteros contra retail, la guerra sigue

08-09-2014 13:41

El último año no ha sido sencillo para el sector de ventas al menudeo. La caída en los niveles de consumo de la población –derivado de problemas inflacionarios y el deterioro del poder adquisitivo– ha obligado a que las tiendas de autoservicio busquen incrementar las ofertas y las estrategias para mantener sus ventas.

Este año, como al menos en tres anteriores, los fabricantes de los principales productos que conforman la canasta básica han pugnado por una relación más justa con sus canales de distribución, en especial con las cadenas de tiendas de autoservicio.

La razón es que ante las menores ventas, los márgenes que no se han visto afectados son, precisamente, los de las tiendas de autoservicio. Sus ofertas, por lo tanto, son el resultado de los mejores precios que exigen a sus proveedores.

A la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio (ANTAD), que dirige Vicente Yáñez Solloa, le ha correspondido contestar a la posición de cadenas como Walmart, a cargo de Scott Rank, o como Comercial Mexicana de la familia González Novoa.

La respuesta es contundente: las grandes cadenas no están dispuestas a regular –bajo ninguna circunstancia– la relación con los proveedores, la oferta y demanda o las condiciones bajo las cuales negocian los términos de pago, los precios con los que aceptan a consignación productos.

En fin, que para la ANTAD se trata claramente de relaciones privadas que no pueden estar sujetas a legislaciones. Acaso, en el mejor de los casos han aceptado la firma de buenos códigos y prácticas que carecen de toda obligatoriedad.

Así, la alianza natural que han encontrado proveedores de muchos productos de consumo básico es la vinculación de intereses y causas con el sector abarrotero representados a través de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (ANAM).

Será el próximo 10 de septiembre cuando inicie en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, la XVIII Exposición y Venta ANAM 2104. Allí se darán cita industriales y mayoristas de todo el país con el propósito de encontrar alternativas a una relación más equitativa con los grandes canales de distribución y que resulte con más beneficios para los consumidores finales.

¿DUMPING EN EL SÚPER?

Iñaki Landáburu Llaguno, director general de la ANAM, tiene como objetivo consolidar en esta reunión un encuentro de negocios con industriales y fabricantes de los principales productos de consumo que se distribuyen en el país. Allí también se darán cita fabricantes de buenos productos que, hasta ahora, no han podido competir en las grandes ligas ante la imposibilidad de invertir en campañas de publicidad en medios masivos, otro tema que –en opinión de muchos– debería formar parte de buenas prácticas en el sector.

La ANAM asegura que las grandes cadenas de autoservicio aprovechan su poder económico y su presencia dominante para imponer sus condiciones a los productores y fabricantes, con lo cual castigan excesivamente los precios de las mercancías, cayendo en el dumping, que en otros países está prohibido por la ley.

De esta forma, las grandes cadenas de supermercados tratan de solventar la caída de sus ventas en los meses recientes a costa de la utilidad de los fabricantes y productores.

TAREA PARA LA COFECE

Sin embargo, la Secretaría de Economía, a cargo de Ildefonso Guajardo, también debe observar que, precisamente, en el segmento de los abarroteros se distribuyen y venden más productos que en las propias cadenas de autoservicio. Allí está el caso de útiles escolares o de papel higiénico que tienen en el segmento del abarrote sus principales canales de distribución.

Por ello, para la Secretaría de Economía el avance y los acuerdos en este sector no son un tema sencillo y que debería formar parte de los puntos a analizar por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), que encabeza Alejandra Palacios.

Las ofertas que se impulsan en el sector de autoservicios también estarían afectando la calidad de los productos que se venden en estos canales porque se busca reducir precios para mantener márgenes.

Por ello, a pesar de la complejidad para llegar a los canales que opera el sector del abarrote en centrales de abasto, las ventas en este rubro no se han visto afectadas en el mismo nivel que las del sector de autoservicios. Según cifras del índice ISCAM (Información Sistematizada de Canales y Mercados) de la empresa Consejeros Comerciales, durante el primer semestre de 2014 el desempeño del canal mayoreo fue positivo, con una tasa de crecimiento de 4.3%, respecto al mismo periodo del año anterior.

ACERCA DEL AUTOR
Claudia Villegas
Periodista y emprendedora con estudios en Comunicación Institucional y Marketing digital. Fundadora y directora de la revista Fortuna. Fue subdirectora del periódico El Semanario y coordinadora de la agencia de noticias de El Financiero, Finsat. En la agencia Reuters estuvo a cargo de la cobertura de empresas del mercado de valores y, antes en el periódico El Economista, cubrió el sector bancario. Es columnista en varios medios, colaboradora en W Radio. Es columnista en el diario La Crónica y el periodo regiomontano El Horizonte. Participa en la producción y conducción del programa de radio Salud, dinero y amor que se transmite por Grupo Acir por el 88.9 de FM.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Septiembre 2014 >>
D L M M J V S
 
01
02
03
04
05
06
07

08

Abarroteros contra retail, la guerra sigue

09

Con ICA, Slim pagó por ver
10
11
12
13
14

15

Guillermo Ortiz se concentra en el sector de la energía
16

17

Los aeropuertos olvidados
18
19
20
21
22

23

COFECE, una comisión sujeta a presiones y depredadores
24
25
26
27
28
29
30