Política Social y Seguridad

Niños abandonados, entre el rechazo de sus padres y la imposibilidad de ser adoptados

No existe una legislación homogénea a nivel nacional para facilitar la adopción de los niños abandonados, ni datos precisos que señalen cuántos viven esa situación.

03-07-2017 19:12 Por : Arena Pública
Los niños abandonados sufren de la indiferencia de sus padres y del Estado.
Los niños abandonados sufren de la indiferencia de sus padres y del Estado.

El proceso de adopción en México es de los más complicados en el mundo.

Asegura el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), pues depende de cada estado y es muy dispar.

En la Ciudad de México, si un bebé o menor es abandonado y no se sabe quiénes son sus padres o el niño aun no puede decir su lugar de proveniencia o su nombre, este se declara un “expósito”, palabra que viene del latín “poner fuera” y que legalmente significa que ha sido abandonado.

Un expósito se integra de inmediato al sistema DIF para ponerlo en adopción, según lo dispuesto en el Código Civil de la entidad. Unos 10 niños adquieren esta condición al año de acuerdo con la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

Sin embargo, un bebé cuyos padres se conozcan o un niño que pueda dar su dirección o apellidos no es expósito y no entran al sistema de adopciones. La procuraduría de justicia debe buscar a sus padres o familiares por un periodo de hasta tres meses.

 

Te puede interesar: México, 'foco rojo' en tráfico de órganos, niños migrantes principal blanco: Unicef, 6 de junio 2017.  

 

Durante esos tres meses los niños son enviados a una estancia transitoria. Si las autoridades no ubican a un familiar, el niño es declarado expósito y es puesto en adopción inmediatamente.

Pero si se encuentra a los padres o familiares del menor es legalmente imposible declararlo expósito y no es puesto en adopción, aunque los padres no se hagan responsables del menor.

Estos niños se quedan en la estancia transitoria y pueden permanecer ahí hasta que son adultos, porque se conocen quiénes son sus familiares, pero ellos no quieren asumir su custodia.

Además, no pueden ser adoptados a menos que los padres cedan la patria potestad, algo que rara vez ocurre, según las autoridades.

“Podrían tener una oportunidad de adopción en otra familia si se quedan en una institución, pero se complica muchísimo porque (para darlo en adopción) se tendría que ir a un juicio de pérdida de patria potestad y es difícil que quieran adoptar a niños más grandes, no imposible, pero son de esas adopciones que requieren de juicio”, advierte María Elena Martínez Guerrero, directora general del Centro de Estancia Transitoria de la procuraduría.

 

El marco legal de la Ciudad de México hace que los niños abandonados que tienen padres no puedan ser adoptados.

 

La situación es tal para quienes no son declarados expósitos que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) recomendó a México desde 2006 adoptar medidas eficaces para evaluar el número y la situación de los que viven en instituciones, lo mismo que aprobar un programa para reforzar y aumentar las oportunidades para que tengan otros tipos de tutela.

Especialistas de la organización Aldeas Infantiles SOS México señalan que se hay un sinnúmero de niños, niñas y adolescentes en albergues o centros de protección especial y hogares sustitutos, algunos sin los debidos procedimientos ni garantía constitucional.

 

Niños mayores de 10 años relegados de la adopción

Uno de los principales problemas de la adopción en México es que las familias no están interesadas en niños mayores de 10 años. Casi 60% de las personas quieren adoptar a menores de hasta nueve años, pero el 77% de los niños en albergues tienen entre 7 y 17 años. El 40% de estos, casi 10 mil, son niños de 10 a 14 años.

Además, el 72% de los niños se encuentran en instituciones privadas, que complican el proceso de adopción pues deben triangular con el Estado por permisos. 

805 solicitudes de adopción se presentaron en la Ciudad de México en 2015, se concluyeron 429 exitosamente, poco más de la mitad, pero existen casi 5 mil niños en casas hogar.

Para 2040 el número de menores en casas hogar llegará a su clímax con una población de 33 mil 242 de acuerdo con el DIF nacional, lo cual no es ni el 5% de los niños sin cuidado parental existentes hoy.

 

Te puede interesar: ¿Cuántos niños desaparecidos hay en México? A ciencia cierta, nadie lo sabe, 5 de junio 2017. 

 

En el Senado se perfila desde 2015 una Ley General de Adopción que agilizaría el proceso de adopción, homologará el código legal de todos los estados y que contempla la figura de expósito y no expósito como iguales, es decir, ambos serán niños abandonados y se pondrán en adopción de una manera más ágil. Aún no ha sido aprobada por el Pleno.

Desde 2012, no se han adoptado niños mayores de 11 años en la Ciudad de México, de acuerdo con la procuraduría.

 

Números poco confiables

México es hoy en día el segundo lugar latinoamericano en cuanto a niños huérfanos de padre, madre o ambos, 1 millón 600 mil, según la Red Latinoamericana de Acogimiento Familiar (Relaf), una organización latinoamericana para la protección de los derechos de la infancia.             

De ellos, una cuarta parte o 412 mil 456 niños están privados del cuidado parental y familiar, según los datos del gobierno mexicano.  

Es decir, poco más del 1% de la población infantil total del país no es atendida por un padre o familiar.

Si se revisan otras fuentes, en 2010 había 29,310 menores que no tenían cuidados familiares ni institucionales, según la Red por los Derechos de la Infancia en México, lo cual es alrededor del 5% de la cifra presentada por el organismo internacional.

No obstante, el número podría ser mayor. La discrepancia que hay en los datos revela que no se conoce con exactitud cuántos niños hay en el sistema de asistencia social, mucho menos la cifra exacta de cuántos niños abandonados -no expósitos- existen.

Las disparidades en los números y la falta de información oficial confiable respecto a cuántos niños se encuentran en albergues, quiénes son, dónde y cómo están, aumenta más el riesgo de maltrato e impunidad en su contra, informó la red.

25 mil 667 niños viven en casas hogares de acuerdo con el Censo de Alojamientos de Asistencia Social 2015, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el esfuerzo más reciente para proveer datos sobre la población vulnerable en el país.

Las cifras del Inegi muestran una reducción muy leve comparadas con las presentadas por el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), que afirmó que en 2013 había 25 mil 700 niños en esa situación.  

Solo en Jalisco, la Comisión Estatal de Derechos Humanos estima que existían 7 mil niños en el sistema de albergues en 2015. En otras palabras, cerca del 30% de los niños que se encuentran en casas hogares según el Inegi estarían en un solo estado.

Ejemplos como este hacen que expertos y organizaciones de la sociedad civil como Aldeas Infantiles SOS México afirmen que el número de niños al cuidado del Estado es mucho más alto y que no se les está dando la atención necesaria por parte de este.

En el país solo existen 879 casas de acogida para niños sin protección parental, que deberían acoger a 470 niños cada una para dar atención a los más de 400 mil infantes desamparados.

 

MÁS INFORMACIÓN: Niños, niñas y adolescentes sin cuidados parentales en América latina: Contextos, causas y consecuencias de la privación del derecho a la convivencia familiar y comunitaria, Relaf, 2016.

MÁS INFORMACIÓN: El derecho Fundamental: la vida en familia, Georgina Ibáñez, 2014

MÁS INFORMACIÓN: Censo de Alojamientos de Asistencia Social, Inegi, 2015.