Empresas y Empresarios

Telmex y el bono de productividad

01-07-2014 08:35

La telefónica enfrenta problemas con su sindicato de trabajadores, que exige llegar a un acuerdo para el pago del llamado remanente de productividad anual.

Por el momento, los miembros del STRM asegurar estar laborando bajo protesta. Agrandar
Por el momento, los miembros del STRM asegurar estar laborando bajo protesta.

Hasta el pasado fin de semana en muchas oficinas de Teléfonos de México (Telmex) -que preside Héctor Slim Seade- un aviso llamó la atención a los usuarios: “estamos trabajando bajo protesta y exigimos el pago del remanente de productividad”.

En Telmex la única respuesta al comentar el conflicto es que la compañía sigue en pláticas con su sindicato. Llama la atención, sin embargo, que Francisco Hernández Juárez, líder del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) -quien históricamente ha apoyado a la familia Slim- impulse este tipo de quejas contra una empresa cuyo principal acierto, además de su privatización, fue alcanzar acuerdos de productividad con esta base sindical.

Los convenios con los trabajadores de la gigantesca telefónica habrían hecho la diferencia entre el éxito y el fracaso de la compañía que catapultó la fortuna de Carlos Slim.

El conflicto se remonta a una vieja discusión entre la compañía y el sindicato que encabeza Francisco Hernández Juárez, quien ahora está muy ocupado con las reformas secundarias para la nueva Ley Federal de Telecomunicaciones.

Los trabajadores sindicalizados de Telmex realizaron protestas en todas las instalaciones de la empresa, porque la compañía de Carlos Slim se habría negado a pagar el llamado remanente de productividad anual al argumentar pérdidas y serios problemas para alcanzar dicho remanente.

Mientras tanto, los trabajadores responden que simplemente no se han cubierto muchas plazas y que, además, no cuentan con las herramientas y recursos necesarios para realizar su trabajo.

 

MÁS INFORMACIÓN: Cambia reglas de IFT el proyecto Dish para Telmex; nota de Arena Pública, 2 de mayo del 2014.

Comentar