Tecnologías y Educación

Aún estancado programa para rescate de deudas magisteriales

18-06-2014 08:43

El llamado Programa de Alivio Financiero a Trabajadores de la Educación, preocupa tanto al Gobierno federal como a las sociedades financieras de objeto múltiple (Sofomes), debido al costo y falta de reglas claras para su operación.

Sofomes y Gobierno no se ponen de acuerdo para establecer el fideicomiso valuado en cinco mil millones de pesos. Agrandar
Sofomes y Gobierno no se ponen de acuerdo para establecer el fideicomiso valuado en cinco mil millones de pesos.

Con muy buena voluntad y un gran componente de capital político, el gobierno federal, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Bansefi, aprobaron a finales del año pasado un programa de rescate de las deudas del sector magisterial en el marco de una tensa relación con los maestros que se oponían a las reformas laborales y educativas.

Se dijo que se beneficiaría a los integrantes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), y que se crearía un fideicomiso por cinco mil millones de pesos para el refinanciamiento de los préstamos con descuento a nómina de los maestros que se contrataron vía el sindicato, directamente y, por supuesto, a través de las Sofomes que como hongos bajo la lluvia surgieron durante el gobierno pasado.

Esta propuesta de rescate se transformó, sin duda, en uno de las zanahorias que destrabaron oposiciones y enconos liberando los pagos quincenales de un grillete financiero con altas tasas de interés.

En teoría, no tendría que generarse problema alguno. Sin embargo, los términos del rescate, al menos para las Sofomes e instituciones de crédito -que deben ceder el negocio a Bansefi- no están claros.

El conflicto que ya fue manifestado por estos intermediarios a la Secretaría de Hacienda -vía las autoridades responsables de la banca de desarrollo- es que el costo de originación del nuevo financiamiento no podría ser cubierto por Bansefi porque las tasas de interés se elevarían, generando un efecto cero en el esperado rescate.

Bansefi, hasta ahora, pretende que las Sofomes paguen el costo de originación para entrar al programa, lo cual ha generado inconformidades entre las Sofomes y algunos bancos que también participaron en el negocio de los créditos con descuento a nómina.

Así, el llamado Programa de Alivio Financiero a Trabajadores de la Educación, en el que también se espera la participación de Nafin, se encuentra prácticamente estancado porque, además, resulta que los maestros no tienen incentivos para buscar la reestructuración y compra de su cartera por parte de Bansefi.

¿Cuál es el incentivo si no se les están cobrando los créditos? Este es el resultado de una negociación política que mantiene en vilo la cartera de las Sofomes que, en muchos casos, se generó gracias a contactos políticos con líderes sindicales. Así que en el pecado llevan la penitencia hasta ahora.

El titular de la SHCP, Luis Videgaray, había considerado que para que el crédito se refleje en bienestar familiar éste debe ser justo, de costo reducido y a plazos aceptables y realistas.

La buena noticia para el SNTE -dijo el funcionario, por gestión de su dirigente Juan Díaz de la Torre- es que los créditos de nómina de los maestros contarán ahora con una reducción en su descuento mensual.

 

MÁS INFORMACIÓN: Salario de 91 mil maestros, entre los más ricos del país: IMCO, nota de Arena Pública; 14 de mayo del 2014.

Comentar