Datos abiertos para mejora del país

06-02-2019 07:00

En la era del internet es fácil creer lo que se dice en la web.

Las noticias falsas y no verificadas cada vez son más frecuentes. La publicación de contenidos deja la responsabilidad  a la audiencia sobre creer o no lo que se dice. Por lo tanto, es responsabilidad personal el seleccionar las fuentes de información que se consultan y comprobarlas, para difundir el mensaje.

Cuando la información es privada no existen muchos mecanismos para comprobar la veracidad de la información. Sin embargo, cuando ésta es pública, como lo debe ser la información gubernamental, la facilidad para comprobar la información dependerá del formato y la disponibilidad de los recursos.

Los datos abiertos son aquellos datos digitales que se encuentran a disposición del público y que con las características técnicas y jurídicas necesarias, pueden ser usados, reutilizados y redistribuidos libremente por cualquier persona, en cualquier momento y en cualquier lugar. Así lo establece la Carta Internacional de Datos Abiertos, a la que México se suscribió el 28 de octubre de 2015.

Para que los datos sean considerados abiertos, según la Guía de Implementación de la Política de Datos Abiertos los datos disponibles en línea tienen que ser gratuitos, no discriminatorios, de libre uso, legibles por máquinas, integrales, primarios, oportunos y permanentes. Estas características permiten que la información sea más accesible para un mayor número de personas.

 

los datos disponibles en línea tienen que ser gratuitos, no discriminatorios, de libre uso, legibles por máquinas, integrales, primarios, oportunos y permanentes.

 

La apertura de los datos tiene la finalidad de construir mejores gobiernos y países. Se espera que, mediante esta apertura, cada nación que adopta la carta antes mencionada pueda impulsar su crecimiento, fortalecer la competitividad y promover la innovación. Además, con la publicidad de estos datos se incrementa la transparencia y rendición de cuentas, se fomenta la participación ciudadana y se fortalece la democracia, guardando el respeto a la privacidad y protección de los datos personales.

Para obtener los beneficios de los datos abiertos, es necesarios que éstos sean utilizados por los tomadores de decisiones, investigadores y todos los ciudadanos en general. La existencia de datos abiertos por sí solos no garantiza que los resultados esperados se observen en el corto plazo.

Cuando la información está disponible para todos, frases como "yo tengo mis datos" ponen en duda la credibilidad. Más que un discurso, se requieren datos y hechos comprobables, así la confianza de quien lo dice y quien lo escucha se consolida. 

Al tener datos abiertos disponibles, existe la oportunidad de la comprobación.  Por lo tanto, así como es responsabilidad del consumidor de información verificar el contenido que consume, es deber de la ciudadanía vigilar que el discurso público corresponda con lo ejecutado y registrado en la información que se nos proporciona.

En materia presupuestaria, México ha sido modelo a seguir por otros países del mundo. Los datos sobre el Presupuesto de Egresos de la Federación, así como las cuentas públicas y los avances trimestrales se encuentran disponibles en formato de datos abiertos, algunos disponibles desde el 2008. En el portal de Transparencia Presupuestaria, además de la ejecución de presupuesto público, se encuentra otra información relacionada con la transparencia fiscal como los indicadores de los programas presupuestarios, sus objetivos, los recursos de obra pública y su grado de avance, por mencionar algunos.

A nivel local queda mucho por hacer. Aunque ya se encuentra disponible información sobre la recaudación local, aún hace falta detallar, en datos abiertos, los presupuestos de cada entidad federativa.

Con la disponibilidad de los datos abiertos sobre el uso y distribución de los recursos públicos es responsabilidad de los ciudadanos, medios de comunicación, tomadores de decisiones y de todos los involucrados en el uso de los recursos públicos aprovechar esta información para tener un país mejor.

Cuando existen datos abiertos y los burócratas y gobernantes pueden ser llamados a la rendición de cuentas, se impulsa la buena gobernanza. Con la información disponible a bajo costo, se puede lograr una mayor eficiencia gubernamental mediante el diseño de política pública basada en evidencia, vigilancia y mejora de los servicios públicos, así como la generación de conocimiento en el corto, mediano y largo plazo.

El próximo 2 de marzo celebraremos a nivel internacional el día de los #DatosAbiertos (Open Data Day). Evento impulsado por la Iniciativa Global para la Transparencia Fiscal (GIFT por sus siglas en inglés) y otras organizaciones en los países que se han unido a la celebración.

En México, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en conjunto con otras organizaciones, han convocado al Rally Internacional #DatosEnLaCalle, que tiene el objetivo de “convertir a las y los ciudadanos en verificadores de la obra pública y agentes de cambio en materia de utilización y difusión de los datos abiertos”.

¡Participa! Juntos podremos hacer que los objetivos de los datos abiertos se hagan realidad.

 

@SunnyArely