Políticas públicas

Menos palabras y más acciones para salvar a Pemex: Menor carga fiscal y más eficiencia

Altas tasas de impuestos e ineficiencias están en el fondo de las soluciones que los mercados esperan para dar respiro a la petrolera mexicana.

18-03-2019 13:39 Por : Arena Pública
El presidente Andrés Manuel López Obrador, el director de Pemex, Octavio Romero, y la secretaria de Energía, Rocío Nahle, en conferencia de prensa el lunes 18 de marzo
El presidente Andrés Manuel López Obrador, el director de Pemex, Octavio Romero, y la secretaria de Energía, Rocío Nahle, en conferencia de prensa el lunes 18 de marzo

¿Por qué es importante?: La situación financiera de la petrolera estatal, Pemex, se ha convertido en el centro de la atención de los inversionistas cuando voltean a ver a México, por una razón: El Presidente López Obrador ha puesto a Pemex en el centro de las finanzas públicas; para bien o para mal.

Los detalles: El Presidente ha insistido, en diversas ocasiones, que rescatará a Pemex. En su conferencia matutina de este lunes 18 de marzo, López Obrador dijo: "Pemex está muy apuntalado por el gobierno federal. La Secretaría de Hacienda tiene instrucciones de darle atención especial a Pemex; esto es, más recursos del presupuesto".

En retrospectiva: Como parte del compromiso Presidencial el 15 de febrero Hacienda anunció un paquete de medidas para apuntalar las alicaídas finanzas de Pemex, ante la expectativa de la comunidad de inversionistas; entre ellas recortes de impuestos, un pago anticipado de pagarés de pensiones y una inyección de capital.

Sin embargo las medidas decepcionaron por su tibieza ante el tamaño de la problemática que enfrenta Pemex en el corto y mediano plazos. El resultado fue que el 4 de marzo Standard & Poor's puso la calificación de Pemex en perspectiva negativa. Antes lo había hecho Fitch, y Moody's advirtió sobre las presiones que sufre la deuda soberana a causa de Pemex. 

Hacienda tomó nota y su titular anunció que preparaba un nuevo paquete de medidas para Pemex. Tres días después, el subsecretario de Hacienda -Arturo Herrera- afirmó al Financial Times que los 2,500 millones de dólares asignados a la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, se irían a fortalecer la producción de Pemex; ante el respiro de los capitales.

Pero López Obrador lo desmintió de inmediato argumentando que hay suficientes recursos presupuestales para seguir adelante con la construcción de la refinería, generando confusión y nuevas lecturas sobre los motivos del Presidente.

¿Cómo funciona esto?: El Presidente López Obrador se ha comprometido con el rescate financiero de Pemex, para el que no tiene mucho tiempo, antes que las calificadoras coloquen la deuda de Pemex en el cesto de la basura.

Pero el Presidente también quiere sacar adelante una refinería en su natal Tabasco y, a la vez, mantener la estabilidad de las finanzas públicas. Todo ello, mientras que la producción de Pemex sigue cayendo y los vencimiento de la enorme deuda de la petrolera -por 107 mil millones de dólares- se acercan. Pemex debe enfrentar vencimientos por casi 20 mil millones de dólares éste y el próximo año.

¿Qué hay que ver?: Dos factores cruciales determinarán el futuro inmediato de Pemex: Las altas tasas de impuestos que paga al gobierno que han rondado el 95% de sus ganancias -antes de impuestos- y que ha limitado a la petrolera a realizar inversiones en exploración y producción. Pemex paga una tasa de impuestos mucho más alta que la mayor parte de las empresas petroleras estatales.

Pero también Pemex es terriblemente ineficiente. Según Edward Glossop, de Capital Economics, citado por el Financial Times, la producción de petróleo por trabajador es alrededor de 15 barriles diarios; esto es la mitad de lo que producen los trabajadores de Petrobras (Brasil); mientras que los trabajadores de la colombiana Ecopetrol o la noruega Equinor, promedian unos 80 barriles diarios.

En su conferencia de este lunes el Presidente López Obrador pareció ablandar su discurso sobre las inversiones petroleras y señaló: "No vamos a cancelar ningún contrato que se haya firmado durante la llamada Reforma Energética, pero vamos a invitar a quienes tienen esos contratos a que inviertan", dijo descartando cualquier temor sobre cancelación de contratos vigentes.

El fondo del asunto: Las acciones tomadas para rescatar a Pemex aún son escasas y decepcionantes, dada la magnitud del problema. Los bonos de Pemex han subido en los mercados por el compromiso de López Obrador de rescatar a la petrolera con fondos públicos; pero esta reacción es de corto plazo.

No hay mucho tiempo para que López Obrador diga los "cómo" para salvar a Pemex. Menos palabras y más acciones. A pesar de cerrar los ojos a la importancia de las calificadoras, una rebaja a la nota de Pemex a nivel "basura", comprometería la deuda soberana del país.