Política Social y Seguridad

Si Tinder no recolectara datos personales, Procuraduría hubiera tardado meses en dar con "Las goteras VIP"

22-11-2017 19:00

En 2007 la Procuraduría tardó más de cuatro meses en encontrar a miembros de otros grupos de "Las goteras"; en 2009, 22 días; en 2017 solo dos días.

Bandas como “Las goteras” han existido por décadas, pero aplicaciones que geolocalicen a los culpables apenas rebasan el lustro. Agrandar
Bandas como “Las goteras” han existido por décadas, pero aplicaciones que geolocalicen a los culpables apenas rebasan el lustro.

Bandas como “Las goteras” han existido por décadas, pero aplicaciones que geolocalicen a los culpables apenas rebasan el lustro.

La recolección de datos que los usuarios permiten a aplicaciones como Tinder, Uber o Cabify estan ayudando a una localización nunca vista de los presuntos culpables de delitos entre la sociedad.

Y es que dar con los primeros miembros de “Las goteras VIP” solo le llevó a la Procuraduría General de Justicia de la CDMX dos días, todo gracias a que Tinder guarda toda clase de “datos sensibles” capaces de identificar a cada uno de sus usuarios, de acuerdo con sus Términos de Uso.

 

Te puede interesar: Autoridades pueden ubicar a tus seres queridos con un celular, 14 de febrero de 2017. 

 

En comparación, en 2009 la Procuraduría tardó 22 días en encontrar a “Las goteras de Garibaldi”, responsables del asesinato de los luchadores la Parkita y el Espectrito Jr., a quienes se les suministró una sobredosis de gotas oftalmológicas mezcladas con alcohol.

Asimismo, en 2007 agentes de la Procuraduría estuvieron al menos cuatro meses rastreando a “Las goteras” responsables de la muerte del Empresario César Albores Trujillo. Y tardaron un año en encontrar a su líder.

Mientras esto ocurría, las primeras aplicaciones de celulares aparecieron en julio de 2008 cuando fue lanzada la App Store y las aplicaciones de geolocalización aun estaban aun estaban en pañales durante 2009.

De hecho, no fue hasta 2012 que los usuarios descubrieron las aplicaciones de sus teléfonos celulares guardaban sus datos personales y aplicaciones como Twitter comenzaron a pedir perdón ya que lo hacían sin el consentimiento explícito de los usuarios.

 

El uso de aplicaciones facilita a las autoridades dar con personas que cometen algún tipo de delito.

 

Ese año la App Store solicitó que todas las aplicaciones publicaran información sobre sus políticas de publicidad y pidieran el permiso antes de inscribir a un usuario a sus redes. Ese año también nacieron Uber y Tinder; Cabify ya llevaba un año en el mercado español.

Con la aprobación de todos los usuarios para que estas aplicaciones y más puedan “albergar, almacenar, utilizar, copiar, mostrar, reproducir, adaptar, editar, publicar, modificar y distribuir información” como menciona Tinder en sus Términos de Uso, se les otorga “una vista casi divina” de todas las actividades que se realizan en ella.

Por lo que no sorprende que la ubicación de las “Las goteras VIP” haya sido tan rápida.

Pues incluso la Política de Privacidad de la aplicación asegura que la divulgación de la información personal es posible “como respuesta a un mandato judicial o solicitud similar de investigación, a una orden judicial o a una solicitud de cooperación de una agencia para el cumplimiento de la ley u otra agencia gubernamental”.

 

Te puede interesar: Viola privacidad nueva ley que regula a Uber en Puebla, 6 de noviembre de 2017. 

 

¿La seguridad lo vale?

Si bien estas “Goteras VIP” no cometieron un asesinato, sí lo hicieron choferes de Uber y Cabify en el estado Puebla, motivo por el que el gobierno de la entidad aprobó una ley que permite que cualquier “autoridad competente” pueda tener acceso a estas bases de datos privadas.

Dicha ley fue calificada como trasgresora de la privacidad, especialmente porque no exige una justificación para que dicha información deba ser entregada por parte de las compañías, así como en la ambigüedad de las instituciones que pueden pedir tal información.

Tal preocupación surge de los señalamientos en contra de las autoridades por la vigilancia y el espionaje injustificado a opositores dentro del círculo político, pero especialmente a defensores de Derechos Humanos y periodistas.

 

Los datos personales son el alto costo de la seguridad.

 

De igual forma estos datos son oro molido para las compañías, por lo que mientras más información puedan recabar, más valiosas se vuelven sus bases de datos. Y poco les importa invadir la privacidad de sus usuarios.

Hasta agosto de 2017 Uber guardaba la información de sus usuarios hasta cinco minutos después de que habían terminado su viaje a través de la aplicación, práctica que comenzó desde 2015 y que tuvo que parar la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos.

 

MÁS INFORMACIÓN: Términos de uso de Tinder. 

Comentar