Energía e Infraestructura

Lecciones de reconstrucción post sismo de Chile y Japón

16-11-2017 11:00

Japón elaboró un plan para invertir 295 mil millones de dólares en reconstrucción durante la siguiente década. En Chile, el presidente creó un fondo de reconstrucción financiado por un incremento a los impuestos.

Académicos,funcionarios y ciudadanos japoneses planeando la reconstrucción días después del sismo. Agrandar
Académicos,funcionarios y ciudadanos japoneses planeando la reconstrucción días después del sismo.

México, Chile y Japón han vivido tres de los más grandes sismos del siglo XXI.

México empieza un proceso de reconstrucción que tomará años, mientras que Chile lleva casi ocho años en el proceso y Japón siete. México puede aprender grandes lecciones de lo que han hecho o dejado de hacer estos dos países.

El 27 de febrero del 2010 un sismo de 8.8 grados Richter azotó la costa de Chile dejando a su paso 525 muertos, 23 desaparecidos, cerca de 500 mil viviendas dañadas y 2 millones de damnificados. Se calcula que el sismo afecto a 12.8 millones de personas, el 75% de la población del país en ese entonces.

El 11 de marzo del 2011 Japón experimentó un sismo en su costa este con una magnitud 9.1 grados Richter que dejó casi 16 mil muertos, más de 6 mil heridos, 2 mil 500 desparecidos y más un millón de edificios dañados.

 

Prefectura de Iwate en Japón el 11 de marzo del 2011

 

Durante septiembre del 2017, México sufrió los estragos de dos fuertes sismos. El primero se originó el día siete cerca de las costas de Chiapas, con una magnitud de 8.2 grados, es el sismo más grande que ha vivido el país en más de 80 años.

El segundo temblor ocurrió el 19 de septiembre en la zona centro del país, con una escala de 7.1 a tan solo 120 km de la capital, el sismo dejó 370 muertos, 7 mil 289 heridos y 100 desaparecidos.

En conjunto, los dos sismos dejaron más de 150 mil casas afectadas dejando a más de 250 mil mexicanos sin vivienda.

 

Te puede interesar: El sismo del 19-S pegó en las delegaciones donde más viviendas se construyeron, 4 de octubre del 2017

 

La recaudación del dinero

En Chile, el entonces presidente Sebastián Piñera calculó las pérdidas económicas asociadas al temblor en 30 mil millones de dólares.

Para llevar a cabo la reconstrucción, el presidente creó un fondo de reconstrucción financiado por un incremento a los impuestos. El aumento a los impuestos tuvo una relativa aceptación en la población, dado que uno de cada 10 chilenos era damnificado por el sismo.

A diferencia de Chile, un mes después del sismo, Japón aprobó en ese entonces un presupuesto de emergencia de 48.5 mil millones de dólares para la reconstrucción de la zona este del país.  

Posteriormente, Japón elaboró un plan para invertir 295 mil millones de dólares en reconstrucción durante la siguiente década. El gobierno japonés planeó financiar la reconstrucción emitiendo bonos de Estado.

Cabe resaltar que, en 2015, la deuda externa de Japón alcanzó el 238% de su PIB. En comparación, la deuda de Chile en el 2016 fue de 21.3% de su PIB y la de México era del 58.4%.

Para el caso mexicano, el presidente Enrique Peña Nieto ha calculado que la reconstrucción costará aproximadamente 38 mil millones de pesos.

El 9 de noviembre la cámara de diputados aprobó en lo general el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2018. En este presupuesto se incluye la creación del Fonrec, un fondo de dos mil 500 millones de pesos para la reconstrucción de los estados afectados por los sismos de septiembre. También, se amplió el Fondo Nacional de Desastres Naturales de 18 mil millones a 24 644 millones de pesos.  

 

Una grúa derribando edificios dañados en Juchitán,Oaxaca

 

Te puede interesar: Ocultan direcciones de inmuebles con daño estructural por el sismo del 19-S, 5 de noviembre del 2017

 

La descentralización de las decisiones

La mayor diferencia entre el proceso de reconstrucción de Japón y Chile fue la descentralización de las decisiones importantes.

Mientras que en Chile se le otorgó a cada municipio la responsabilidad de crear un registro de damnificados, y que fueran los mismos ciudadanos los que utilizaran los recursos entregados para la reconstrucción de sus viviendas, en Japón el gobierno nacional centralizó las decisiones y recursos monetarios, lo que burocratizó y alentó el proceso de reconstrucción.

En el 2015, Japón cumplió cuatro años del proceso de reconstrucción mientras que Chile cumplió cinco. En ese entonces, Japón solo había logrado construir un quinto de los proyectos que pensaba ya tener terminados, mientras que, en Chile, 92% de los proyectos de reconstrucción estaban terminados.

Las decisiones que se tomaron en México a raíz del sismo de 1985 fueron similares a las de Japón. 32 años después del sismo de 19885, se siguen construyendo y entregando departamentos a los damnificados.

Ver reflejado lo ocurrido en Japón y en Chile, deberían de darle la capacidad a México de aprender buenas prácticas y no cometer los mismos errores.

 

MÁS INFORMACIÓN: Japan government approves quake relief Budget, Tetsushi Kakimoto, Reuters, 21 abril del 2011

MÁS INFORMACIÓN: Housing Recovery in Chile: a qualitative Mid-program Review, Mary C. Comercio, University of Berkeley, febrero del 2013

Comentar